Carta del arzobispo de Urgell: «"Señor, te amo". El Testamento Espiritual del Papa Benedicto»

Joan Enric Vives repasa en su carta pastoral de esta semana los aspectos más destacables del testamento espiritual del recién fallecido Papa Benedicto XVI

Joan Enric Vives Sicilia

Tiempo de lectura: 2’

Hemos seguido con intensidad la muerte y entierro del Papa Benedicto XVI a principios de año. Él hizo de la búsqueda de la Verdad su gran objetivo vital, y eligió como lema episcopal «Cooperadores de la Verdad». Él es quien a través del diálogo, la investigación y el magisterio intelectuales, nos ha dejado un “Testamento espiritual” muy clarificador sobre lo que ha vivido y quiere legarnos de sus largos y fecundos 95 años. Siempre había deseado «seguir la verdad y ponerse a su servicio». En los días de su muerte y entierro en el Vaticano, donde asistí en representación de Andorra, se destacaron muchos aspectos de su itinerario vital e intelectual, de su trabajo en Doctrina de la Fe, de su pontificado y del silencio de su retiro espiritual, después de su valiente renuncia a ejercer el ministerio petrino, cuando las fuerzas se agotaron. Sin embargo, es en sus últimas palabras “¡Señor, te amo!”, dichas al Amigo que llega, y en su “Testamento espiritual”, donde creo que encontramos la profundidad de lo que nos ha querido compartir de su búsqueda y de su encuentro con Jesucristo, como creyente, como teólogo y como pastor universal.

Nos habla de dar gracias a Dios, sin retórica ni empalago: agradece el don de la vida y del acompañamiento, “porque me ha guiado en diferentes momentos de confusión; siempre me ha levantado cada vez que empezaba a resbalar y siempre me ha vuelto a dar la luz de su rostro”. Gracias por los padres y hermanos; por muchos amigos, hombres y mujeres, que Él siempre puso a su lado; por los colaboradores en todas las etapas de su camino; y por los profesores y alumnos que Dios le ha dado. Delicada forma de hablar de las personas que encontramos en el camino. Y da gracias también por su hermosa patria en los prealpes de Baviera, “donde siempre he visto brillar el esplendor del propio Creador”. Igualmente por «toda la belleza que he podido experimentar en todas las etapas de mi viaje, especialmente en Roma y en Italia». Sin excluir la petición de perdón «a quienes ha hecho daño de alguna manera».

¡A todos los cristianos recomienda mantenerse firmes en la fe! Y, como buen maestro, no puede olvidarse de una última lección de vida: La ciencia no ofrece resultados irrefutables en contraste con la fe. Las aparentes certezas contra la fe, de hecho no son ciencia, sino interpretaciones filosóficas, sólo aparentemente amparadas en la ciencia. Por eso dialogó con los pensadores (p.ej. J. Habermas) e impulsó los “atrios de los gentiles”, para aprender el límite de las afirmaciones de fe, y su especificidad. Y afirma que ha vencido a la razonabilidad de la fe en Cristo, que es realmente camino, verdad y vida.

Termina su “Testamento” pidiendo oraciones, por que Dios, “pese a todos mis pecados y carencias, me acoja a la estancia eterna”. Le tenemos que estar bien agradecidos: Benedicto XVI nos visitó en 2010 cuando vino a Barcelona a consagrar la Sda. Familia, y beatificó a nuestros presbíteros diocesanos mártires, Mn. Josep Tàpies y compañeros, así como me otorgó el título de arzobispo ad personam y fue decisivo para la firma del Acuerdo (Concordado) entre el Principado de Andorra y la Santa Sede. Su memoria perdurará por la buena doctrina de su Magisterio y la ejemplaridad de su vida como Papa. Encomendémosle para que Dios le acoja en su Reino y le dé el gozo celestial.


+ Joan Enric Vives Sicilia

Arzobispo, obispo de Urgell


Religión