Los dos inesperados gestos de cercanía del Papa Francisco en sus vacaciones

El mes de julio ha sido de descanso para el pontífice, aunque ha dejado dos gestos "sorpresa" que prueban que sigue siendo pontífice también en vacaciones

ctv-0xb-papa-gestos-vacaciones

Redacción religión | Vatican News

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 09:56

El mes de julio toca a su fin y se acerca el retorno del Papa Francisco a su agenda de audiencias, recibimientos, viajes apostólicos, etc. Al margen de su encuentro con el presidente de Rusia, Vladimir Putin, las "vacaciones" que ha disfrutado durante este mes en su retiro en Casa Santa Marta nos han dejado dos "sorpresas". Además de la oración, la lectura y la música, el pontífice también ha dedicado su tiempo de descanso a los demás. Concretamente, lo ha hecho con una visita a las Hijas de la Caridad Regina Mundi y el recibimiento a una delegación de Papúa Nueva Guinea

Un encuentro con el Papa después de 13.800 kilómetros

El encuentro entre los peregrinos de este país oceánico con el Santo Padre tuvo lugar en la mañana del lunes en su residencia de Casa Santa Marta, como informó la Oficina de Prensa de la Santa Sede. La comitiva de Papúa Nueva Guinea estaba encabezada por el Padre Martín Prado, misionero del Instituto Verbo Encarnado (IVE) y  párroco de estos fieles, que tuvieron la oportunidad de estar cara a cara con Francisco, de quien habitualmente les separan más de 13.800 kilómetros. 

Los papúes pudieron exponer al Papa la situación de su país e interpretar para él algunas canciones tradicionales de su tierra. Al final de la visita, Francisco les ha dado su bendición.

Una visita de visitas: una empleada de la "casa del Papa" y una reliquia especial de Juan Pablo II 

El otro gesto inesperado del pontífice argentino se produjo el pasado domingo. Francisco se acercó a ver a la comunidad de las Hijas de la Caridad Regina Mundi. Esta salida del Papa destacó por dos momentos. El primero, el encuentro en la enfermería con la hermana María Mucci, que trabajó durante muchos años en Casa Santa Marta, en El Vaticano, donde Francisco reside desde su elección como Papa en 2013.

Encuentro del Papa con la hermana María Mucci, que trabajó durante muchos años en Casa Santa Marta

Encuentro del Papa con la hermana María Mucci, que trabajó durante muchos años en Casa Santa Marta 

La otra imagen que dejó fue su visita a una reliquia de San Juan Pablo II en la capilla interior de la comunidad. Concretamente, se trataba de la camiseta que llevó el pontífice el día del atentado que casi acaba con su vida el 13 de mayo de 1981. El tejido conserva todavía los agujeros de las balas, restos de sangre, huellas de mercurio y plomo de los proyectiles, y marcas de los cortes que tuvieron que hacerle para su operación en el hospital Gemelli.

Cerca de la etiqueta se reconocen las iniciales “GP” (“JP”), cuenta la agencia Vatican News. Una enfermera rescató esta prenda inmediatamente después de la operación. La sanitaria la encontró retorcida en un cesto entre gasas operatorias y la custodió por muchos años. En el año 2000, el año del Gran Jubileo, la camiseta fue donada a las Hijas de la Caridad.