COPE

El error que cometes cuando duermes y que favorece tus ojeras: "Inadecuado"

Hay quienes tienen la suerte de encontrarse esas zonas oscuras muy de vez en cuando; en cambio, para otros son casi eternas compañeras.

Imagen de recurso

Young,Woman,With,Bruises,Under,Eyes,Before,And,After,Treatment.

Tiempo de lectura: 6'Actualizado 12:13

Son antiestéticas y en muchos casos agotadoras. Tratar de acabar con ellas sin ayuda de maquillaje resulta en muchas ocaciones misión imposible.

Hay quienes tienen la suerte de encontrarse esas zonas oscuras muy de vez en cuando; en cambio, para otros son casi eternas compañeras. Pero ¿por qué las ojeras afectan más a unas personas que a otras? Pues los motivos pueden ser muy variados, hay algunos que tienen difícil solución como la predisposición genética, nuestra raza o el envejecimiento. No obstante, también hay otros que sí se pueden evitar y prevenir como la falta de sueño, el estrés o la alimentación.

AUMENTO MELANINA

Las ojeras son una hiperpigmentación que puede deberse a un aumento de la melanina, lo que le da un tono marrón, o a la dilatación de la trama de los vasos sanguíneos de debajo de los ojos, lo que resulta en un tono azulado que, en ambos casos, se vuelve visible a través de la piel, ya que la que tenemos en el contorno de los ojos es una de las más finas y sensibles, según explican los expertos de Nivea.

En concreto, tiene un espesor medio de unos 0,5 milímetros, cinco veces menos que el resto del rostro y diez veces menos que la del cuerpo. Así, cualquier alteración en los vasos sanguíneos se refleja en la zona de debajo de los ojos, y puede llegar a hundirla un poco y a crear ese antiestético sombreado.

ADELGAZA CON LA EDAD

Además, esta piel va adelgazando con la edad, y está sometida a los continuos movimientos de parpadeo y gesticulación, lo que facilita su distensión y su tendencia precoz a la flacidez. También tiene menos cantidad de glándulas sebáceas, lo que facilita su deshidratación y la convierte en una zona especialmente sensible.

Aunque algunas de las principales causas de las ojeras son, por un lado, simplemente cuestiones hereditarias y que ciertas personas tienen mayor propensión que otras a su aparición, el tipo de raza al que pertenecemos, debido a que la pigmentación de la piel es diferente y estas pueden notarse más en pieles más claras, y la edad, ya que las ojeras aparecen con más frecuencia conforme vamos envejeciendo, al volverse la piel del contorno de los ojos más fina con el paso de los años. Además, esa área tiene una menor cantidad de colágeno y elastina, que son dos componentes clave para tener un cutis firme y joven, y que se van perdiendo conforme envejecemos.

Así pues, más allá de la genética y el envejecimiento, Nivea explica qué otros factores influyen en la aparición de ojeras:

Falta de sueño

En la mayoría de las personas, la aparición de las ojeras está relacionada con la falta de sueño o el cansancio excesivo. Cuando estamos cansados, los vasos sanguíneos se dilatan y se hinchan. También ocurre si dormimos en una posición inadecuada, ya que podemos estar presionando el rostro e impidiendo que la sangre llegue correctamente.

Hábitos que afectan a la oxigenación de la sangre

El alcohol o el tabaco reducen contribuyen a la deshidratación de la piel y a la pérdida de colágeno, haciendo más visible la trama vascular. Además, también reduce la cantidad de oxígeno en la sangre, lo que hace que los vasos sanguíneos se inflamen y se estrechen, por lo que son más visibles y llegan a verse a través de la piel.

Falta de ciertos nutrientes

Una dieta sana y equilibrada es básica para una piel radiante y joven. En concreto, una falta de vitamina C, de hierro o de zinc se refleja con la aparición de ojeras. También es necesario tener un buen nivel de vitamina K, un nutriente esencial en la coagulación de la sangre.

Exposición excesiva al sol

La melanina, el pigmento que da color a la piel y al cabello, se activa con la radiación solar. Si nos exponemos mucho tiempo al sol sin protección, la sobreestimulación de la melanina puede crear manchas cutáneas.

Irritación en los ojos

La piel del contorno de los ojos es muy sensible. Si la frotamos mucho se irrita y puede provocar cambios en la textura y la coloración de la piel, haciendo que surjan las ojeras.

Cansancio ocular

Pasar mucho tiempo delante del ordenador o expuestos a luces muy potentes también influye.

Factores psicológicos

El estrés o la ansiedad pueden provocar algunos de los otros factores, como la falta de sueño o una mala alimentación.

Sin embargo, incluso en los casos en los que se deben a motivos genéticos, estos consejos son útiles para que no se acentúen:

1. Usar gafas de sol con filtro UV

Para evitar los daños del sol, es indispensable resguardar los tanto los ojos como la piel de su contorno de las radiaciones ultravioletas con gafas que tengan filtros UV de calidad, es decir, que protejan frente a los rayos UVA y UVB.

2. Dormir bien y lo suficiente

Lo ideal es que los adultos duerman entre 7 y 9 horas diarias. Para ello, es fundamental tener en cuenta estos consejos:

- Tratar de irse a dormir siempre a la misma hora y despertar también a la misma hora. La rutina ayuda a regular los ritmos internos de nuestro cuerpo.

- No utilizar el móvil antes de dormir. La luz azul que emiten estos aparatos inhibe la secreción de melatonina, que es la hormona que favorece que se concilie el sueño.

- No realizar actividades estresantes antes de dormir. Por ejemplo, ver películas que produzcan alteración de nuestro sistema nervioso no ayudan a relajarse para conciliar el sueño.

- Realizar ejercicio diariamente. Reduce en los adultos a la mitad la cantidad de tiempo necesario para conciliar el sueño.

- Utilizar almohadas y colchones adecuados. No usar los correctos puede provocarnos dolores cervicales, de hombros y espalda.

- Cuidar nuestro dormitorio. Debemos procurar minimizar el ruido externo, las luces artificiales de dispositivos, televisión, móviles.... También es importante tener una temperatura adecuada de entre 18 a 20°.

- Darse una ducha o un baño relajante. Hacerlo hora y media antes de acostarse pueden ayudar a relajarse y mejorar la calidad del sueño.

- Utilizar fragancias relajantes como la lavanda, bien rociándola en la almohada, o utilizando un difusor en la habitación. También es conveniente aplicarnos una loción corporal con este tipo de fragancias que ayudan a alcanzar esos estados de relax necesarios para conciliar el sueño.

?- No hacer cenas copiosas. Las cenas muy abundantes y tardías contribuyen a dormir peor. También hay que evitar ciertos alimentos como los cítricos y las comidas muy grasientas o picantes, que no son para nada recomendables antes de irse a dormir.

3. Llevar una dieta sana y equilibrada

Una alimentación que contenga frutas y verduras de forma habitual es imprescindible para tener una piel sana. No obstante, para evitar las ojeras es necesario mantener unos niveles adecuados de vitamina C (presente en el kiwi, el brócoli, el pimiento rojo, las fresas, la naranja...) y vitamina K (se puede encontrar en la lechuga, la col, las espinacas, el brócoli...). También es necesario el zinc (está presente en el hígado, las almejas o la carne roja) y el hierro (puedes encontrarlo en las carnes rojas, los mariscos, el hígado y los frutos secos).

4. Hidratarse correctamente

Es necesario mantener una adecuada hidratación para la correcta circulación de la sangre y el buen funcionamiento del organismo. Si hay algún problema con la circulación, se reflejará en los vasos sanguíneos. Para evitar la deshidratación, hay que beber agua antes de sentir sed, lo recomendable es dos litros al día, incluso en invierno. También pueden reponerse líquidos con otro tipo de bebidas, como tés o zumos naturales. Pero es muy importante no beber grandes cantidades de líquidos antes de acostarse.

5. Utilizar un contorno de ojos

Hay que prestar atención a la zona que rodea los ojos, ya que es especialmente sensible y no sirve cualquier tipo de producto. Para ella existe un producto específico: el contorno de ojos, no solo por tener fórmulas especialmente desarrolladas para tratar esta delicada zona, sino porque, además de someterse a las pruebas dermatológicas que pasan los productos cosméticos, también deben de pasar pruebas oftalmológicas para evitar la irritación de los ojos. Para una persona con ojeras los mejores serán aquellos que, además de hidratar, favorezcan la oxigenación y traten la pigmentación irregular.

A la hora de aplicar el producto, no hay que frotar, estirar ni presionar la piel. Debe usarse una pequeña cantidad (del tamaño de un grano de arroz), aplicándose con ligeros toquecitos alrededor del contorno de los ojos para favorecer su absorción.

6. Utilizar un corrector si las ojeras no se van

En los casos en los que el hundimiento bajo los ojos no se deba a ninguno de los factores reversibles que hemos comentado, queda un aliado: el corrector. Estos productos están especialmente diseñados para camuflar el área oscura de debajo de los ojos. Los hay de alta cobertura, que permiten tapar totalmente la tonalidad más oscura, y otros más ligeros y naturales, solo para crear efectos de luminosidad y despertar un poco la mirada.

Si las ojeras son muy oscuras, se potenciará el efecto del corrector si previamente se aplica un precorrector. Estos productos tienen un color anaranjado, pensado para anular el color violáceo o azulado de las ojeras. Después, al aplicar el corrector, se multiplica la cobertura.




Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo Herrera en COPE

Herrera en COPE

Con Carlos Herrera

Escuchar