9.000 euros de multa a una niña por atropellar con la bici a una mujer en un parque

La víctima alega que además de secuelas físicas, el hecho le ha provocado secuelas psíquicas

Audio

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 14:22

1 de julio de 2017, parque de José Antonio Labordeta, Zaragoza. Un niña de 11 años le pide a su madre aprender algo que todo niño desea: montar en bicicleta. La madre accede y acuden al quiosco más cercano donde las alquilan.

Así empieza una noticia que nos interesa a todos porque quién sabe si alguna vez nos podemos ver en el papel de alguno de nuestros protagonistas. Marta, vamos a seguir con los hechos porque esta historia... tiene miga.

La niña empieza a conducir la bicicleta y desafortunadamente colisiona con una mujer de 72 años que paseaba por el parque. La verdad es que este tipo de accidentes son muy comunes, en especial en parques, que son los lugares habituales en los que los niños aprender a montar en bici. Pero cómo ha terminado este atropello no es nada habitual.

Un ambulancia lleva a la mujer accidentada al hospital, donde le realizan un cura. Su abogado, Isidro Villanova, nos ha contado la dimensión de la herida: “Tuvo que ser asistida y le tuvieron que practicar doce puntos de sutura exteriores, siete interiores y luego tuvo un proceso de rehabilitación”.

Si hemos escuchado a su abogado, te imaginarás por dónde van los tiros...Efectivamente, la mujer damnificada ha pedido una indemnización por el atropello. De hecho, la mujer ha explicado que la recuperación se complicó porque tomaba anticoagulante y por la debilidad se cayó tres meses después en la ducha y se lesionó en una muñeca.

¿Y a quién le ha pedido el dinero de su indemnización? A los responsables de este infortunio, es decir, a los padres de la niña, al propietario del quiosko donde alquilaron la bicicleta y al seguro que le cubría. Alega que además de secuelas físicas, el hecho le ha provocado secuelas psíquicas.

Esta misma mañana hemos hablado desde Mediodía COPE con el propietario de este quiosco. Nos ha contado que la condena total ha sido de 8.918 euros, a una media de 3.000 euros aproximadamente para pagar entre él, su seguro y los padres de la niña, de origen chino.

No están de acuerdo con la sentencia, que todavía no es firme, y van a recurrir. Nos asegura también que él mismo le dio una serie de indicaciones a la niña igual para que supiera utilizar los frenos. Nos confiesa que después de lo que le ha pasado, tiene incluso miedo a alquilar las bicicletas. El abogado de la demandante nos dice que la niña no actuó de mala fe, pero que creó un prejuicio.

Atención con este caso porque puede que cada vez sea más habitual de lo que pensamos. Nuria Fanego, abogada del departamento de Responsabilidad Civil y Seguros de Arriaga Asociados nos ha confirmado que cada vez hay más consultas en sus despachos por cuestiones parecidas.

Lo más