Así calmó un policía local de Sevilla a un anciano que se había desorientado

El agente José Antonio cuenta en La Tarde cómo decidió coger la guitarra para calmar a este hombre que se ha perdido en el barrio de Triana

Audio

 

La Tarde

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 18:31

Todo apuntaba a que el turno de la comisaría sería tranquilo. La comisaría de los Remedios, en el barrio de Triana en Sevilla, no es una comisaría conflictiva. Los policías conocen muy bien a los vecinos son muchas horas con el coche patrulla por las calles, por eso a los agentes no les costó identificar a un anciano que se comportaba como si no supiera muy bien donde estaba.

Eran casi las 9 de la noche y estaba desorientado, se había perdido. El hombre de 86 años solo fue capaz de decirle que se llamaba Moisés pero también de decirle el nombre de su hijo. Los agentes decidieron llevarlo a comisaría, así verían si alguien había denunciado su desaparición. Una vez en las dependencias de la comisaría, la identificación del anciano permitió poder llamar a su hijo.

Pero claro, el ambiente de la comisaría, con tanto ajetreo, tanto teléfono sonando ponía al anciano algo nervioso, hasta que alguien coge una guitarra y se pone a tocar... Y ese que toca la guitarra es un policía local de Sevilla, José Antonio Quijano.

José Antonio Quijano ha explicado en La Tarde de COPE ese momento: “Cuando los compañeros lo trajeron la verdad es que venía muy intranquilo, cosa que es normal para estas personas. Mi compañero Raúl me dijo que se acordaba de tres cosas: de su nombre, de su hijo y de que le gusta mucho el flamenco”.

José Antonio: "Fue terapeútico, el hombre se quedó mucho más tranquilo y ya parecía que estaba como en su casa”

“Dio la casualidad de que yo tenía la guitarra en el maletero de mi coche particular, que casi siempre la llevo, y empezamos a tocarle algo. Fue terapeútico, el hombre se quedó mucho más tranquilo y ya parecía que estaba como en su casa”, explica el policía.

Uno de los compañeros decidió grabar la escena y cuando la publicó en una red social inmediatamente se hizo viral. José Antonio no se podía imaginar que pudiese tener tanta repercusión que se generasen tantos comentarios y que se pudiese crear tal trascendencia.

José Antonio ha comentado los mensajes que le han llegado: “Me quedó con muchos mensajes positivos, que un gesto espontáneo que sale casi sin pensar con el objetivo de tranquilizar al hombre. Fíjate la que se montó (entre risas).

“Al hombre le cambió el semblante, parecía que se emocionaba y que incluso se le asomaba alguna lágrima”, concluye el agente que nos ha enternecido a todos.

Etiquetas

Lo más