Boletín

Así es la ‘Generación Z’: enganchados a Internet y con aspiraciones laborales

En ‘La Tarde’ analizamos cómo es esta generación nacida entre 1994 y 2009

Audio

 

COPE.es

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 19:20

Si has nacido entre la generación de 1949 a 1968, perteneces a la generación ‘Baby Boom’. Si lo hiciste entre 1969 y 1980, eres de la generación ‘X’. Los famosos ‘Millenials corresponden a los nacidos entre 1981 y 1993. Y en ‘La Tarde’ han analizado cómo es la última generación que surgió entre los niños que llegaron al mundo ente 1994 y 2009. Se denomina generación ‘Z’.

El Director de Deusto Business School, Iñaki Ortega, ha presentado el estudio ‘Generación Z’, que da las claves para entender a este colectivo: “Son ya nativos de Internet. Se han criado con la red en casa y en el colegio, tienen móviles desde pequeños… Es decir, gente que se ha socializado de manera diferente.”

En las generaciones anteriores, la vida se resumía en colegio, calle, fiesta y casa. En la ‘Z’, por el contrario, Internet es el eje de la socialización: “Esto supone un salto mucho mayor al que experimentamos entre la generación de nuestros abuelos y padres.”

Este fenómeno ha hecho que se haya producido un choque entre las generaciones anteriores y la actual, tal y como afirma Ortega: “Algunos principios que estaban claros desde hace cientos de años, como el principio de autoridad, el respeto al profesor o a los padres se ha perdido, ya que Internet demuestra que los padres o los docentes no siempre tienen razón. Así de sencillo. Esto, claro, ha provocado enfrentamientos en los trabajos, los colegios o las propias familias.”

Un cambio que se extiende a las pautas de consumo: “Son consumidores que se caracterizan por su infidelidad a las marcas. Son muy exigentes con ellas, y demandan ante todo inmediatez. Lo quieren todo al momento. Y si te das cuenta, toda la sociedad se está contagiando de esta generación. Por ejemplo, tenemos menos paciencia que hace 10-15 años, tenemos que contestar rápido a los Whassap…”

En el plano laboral, también se perciben diferencias: “Es un empleado con aspiraciones, pero se marca un tiempo de espera para poder promocionar muy corto. De hecho, si ven que no promocionan, al cabo de un año ya quieren cambiar de empresa. Esto también les genera frustración, y a la vez preocupa a las propias compañías, sobre todo a las captadoras de talento, que tienen que esforzarse en dibujarles un panorama prometedor a estos empleados para que no se marchen. Aunque resulte paradójico, les da tanta importancia al ocio como al trabajo. Ocio, por supuesto, basado en la red”, sentencia el Director de Deusto Business School.”