De Haro: "Según Calvo, Venezuela no importa. Hay cosas que al oírlas, más que enfado, provocan dolor"

El presentador de 'La Tarde de COPE' analiza la actualidad política internacional y nacional

Fernando de Haro

Fernando de Haro

'La Tarde'

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 16:37

Audio

 

Hoy por fin la vicepresidenta Calvo ha dejado una pista de por qué Ábalos ha dado tantas versiones sobre su encuentro con Delcy Rodriguez, por qué Sánchez llama a Guaidó líder de la oposición y por qué la ministra de Exteriores González Laya le llama al mismo tiempo líder de la oposición y presidente encargado. Es porque Venezuela en realidad es un tema sin importancia y se puede decir una cosa y la contraria sin pestañear.

Audio

 

Venezuela no importa. Hay cosas que al oírlas más que indignación y enfado, provocan dolor.

Hoy han vuelto las protestas del campo. La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, que fue jefa de Pablo Iglesias, había convocado esta mañana a los sindicatos y a las organizaciones agrarias para hablar de el impacto de la subida del Salario Mínimo Interprofesional y una posible rebaja de las peonadas -el antiguo PER) para que los trabajadores del campo cobren el subsidio agrario. La ministra esta mañana, antes de la reunión, ha asegurado que quería oir al campo.

Audio

 

Pero ayer por la noche se comunicó a las organizaciones agrarias, COAJ y Asaja, que se les comunicó que se suspendía la reunión. Pero esta mañana se ha celebrado la reunión solo con CCOO y UGT, no ha habido organizaciones agrarias, pero sí ha aparecido Pablo Iglesias por sorpresa. Iglesias seguramente está todavía en periodo de adaptación . Y todavía no se ha acostumbrado a diferenciar entre una reunión ministerial y una asamblea de facultad o una de esas consultas electrónicas que tan a menudo se realizan en el Podemos de los últimos tres años cuando Iglesias quiere darse un suplemento de legitimidad.

El comodín de la votación por internet en el que solo votan los partidarios. Quizás lleva razón la anticapitalista Teresa Rodriguez que ya se ha despedido de Podemos y el partido de Iglesias es un partido masculino, madrileño, universitario y de clase media con dificultad para comprender las cosas del campo. Los estudios demoscópicos muestran que la mayoría de los votantes de Podemos viven en grandes ciudadades y tienen en su mayoría estudios superiores. Eso no le impide a Pablo Iglesias a Yolanda Diaz, ministros del la nueva y vieja iquierda entender que el SMI de 950 euros puede ser bueno para la ciudad, pero no para el campo, o que el campo requiere soluciones complejas que no pasan por demonizar a las garndes superficies. Lo pueden entender, pero para eso tienen que escuchar a las organizaciones agrarias no solo a los sindicatos de clase.

Lo más

En directo2

El Partidazo de COPE

Con Juanma Castaño

Escuchar

El Cascabel

Con Antonio Jiménez y Susana Ollero

Ver TRECE