Fernando de Haro: "Sánchez no habría podido dormir con los chicos de Iglesias en el Gobierno"

El presentador de 'La Tarde de COPE' analiza en su monólogo la actualidad política

Fernando de Haro

Fernando de Haro

'La Tarde'

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 16:41

Audio

 

Cómo estará el patio que lo último en la precampaña es un rifiráfe a cuenta del insomnio y de colchones. A estas alturas ya te lo hemos contado varias veces: anoche Sánchez en la Sexta, puso la cara muy solemne y aseguró que no habría dormido tranquilo si hubiera tenido en el Gobierno a ministros inexpertos de Podemos controlando la Seguridad Social y la Hacienda Pública.

Sánchez no habría podido dormir con los chicos de Iglesias en el Gobierno. En realidad los gandes líderes como lo fueron Churcill, Tatcher, o Obama dormían poco, cuatro horitas. Tiempo le ha faltado a Iglesias para responderle a Sánchez que le ha recomendado que si no duerme se cambie otra vez de colchón como hizo al llegar en Moncloa para no dormir en el colchón de Rajoy.

Además de eso, Iglesias le ha acusado a Sánchez de mentir. Este es el nivel de la discusión, estamos entre colchones. A estas alturas todos sabemos que Sánchez no ha rechazado la entrada de Podemos en el Gobierno por razones de responsabilidad sino porque quiere gobernar solo.

En su libro de Manual de Resistencia, que no escribió él, asegura que después de recibir el encargo de someterse a la investidura en 2015 se dio cuenta de que “el sentir mayoritario le pedía crear una suerte de cooperación competitiva en la que las dos izquierdas se retroalimentaran”.

La investidura de 2016 no salió adelante no porque Sánchez quisiera preservar su conciencia y su buen dormir sino porque Iglesias dijo que no. En julio, todos nos acordamos, Sánchez ofreció los ministerios de Sanidad, Vivienda y Economía social. No son poca cosa. Sánchez pactó además con Podemos un proyecto de presupuestos que incluía medidas decisivas relacionadas con la Seguridad Social, las políticas de empleo y los impuestos. Y luego transformó esas medidas en unos decretos leyes que están tenido un importe impacto en las cuentas de la Seguridad Social y en las cuentas públicas. Más de 900 millones de gasto.

De igual modo el único documento acordado preelectoral de Sánchez, las 370 medidas incluyen medidas pensadas para conseguir el voto de Podemos con un alto impacto en la Hacienda Pública. Los cambios en pensiones, en los permisos de paternidad, en Sanidad y en muchos campos suponen una fuerte subida de gasto sin que estén contabilizados los ingresos. A lo que se añade una contrareforma laboral muy perniciosa en un momento en el que los costes laborales han subido mucho.

Podemos no ha entrado en el Gobierno pero ha condicionado ya importantes decisiones. Y puede seguir condionándolas en el futuro. Por eso es una buena noticia que Sánchez, aunque sea faltando a la verdad, se distancie de Podemos. El socio natural de un PSOE verdaderamente socialdemócrata es Ciudananos. Ni Iglesias ni Errejón que puede aparecer pronto en escena. 

Lo más