Audio

De Haro a las 18h: "May está como José Luis López Vazquez, encerrada en una cabina telefónica sin salida"

El Brexit es la historia de cómo una de las grandes potencias mundiales se mete ella solita en esa cabina que no se puede abrir: el nacionalismo

Tiempo de lectura: 2 Actualizado18:34

¿Se acuerdan de Lopez Vaquez en la cabina de Mercero? Si le quitas el bigote y le pones 20 centimetros más, May tiene un parecido a López Vazquez. Theresa May está como José Luis López Vazquez, encerrado en una cabina telefónica roja de la que no puede salir. May y toda la clase política y todos los británicos están encerrados en una de sus cabinas rojas sin que la cabina pueda abrir. El Brexit se está convirtiendo en una historia muy edificante. No es ironía que en la radio dicen que la ironía no se entiende. El Brexit es la historia de cómo una de las grandes potencias mundiales, la quinta economía del mundo, una de las cunas de la democracia, una de las diplomacias mas inteligentes del mundo, uno de los países con algunas de las mejores universidades del mundo, con una de las mejores industrias financieras del mundo se mete ella solita en esa cabina que no se puede abrir que es el nacionalismo. La muy orgullosa y autosufuciente Gran Bretaña está probando lo amargo que son los frutos del nacionalismo. May sufrió el martes la mayor derrota de un Gobierno británico en el Parlamento desde hace un siglo. Le tumbaron el acuerdo de transición. Pero los diputados de su partido que no votaron a favor del acuerdo de transición no votaron ayer a favor de la moción de censura de los laboristas lanzada por Corbin. Ahora May tiene que presentar un Plan B que se va a votar el martes 29 de enero. Pero May en su cabina, difícilmente va a conseguir apoyos suficientes en menos de diez días. Y si vuelve a fracasar May se acerca peligrosamente un Brexit sin acuerdo que sería durísimo. El 30 de marzo empieza el Brexit y prácticamente no hay tiempo para que May, encerrada en la cabina, pueda encontrar una salida. Por eso el Reino Unido, que siempre fue tan arrogante con la Europa Contienental, que intentó dividir a los europeos, ahora está pidiendo un aplazamiento. Y afortunadamente Bruselas está firme. El negociador de la Unión Europea Michel Barnier, ha asegurado que no es solo cuestión de dar más tiempo sino de que el Gobierno británico y el Parlamento diga lo que quiere hacer y haga más concesiones. Podemos traducir esta frase tan sutil de otra manera. Queridos políticos británicos: habeís sido muy orgullosos, habéis puesto muchas lineas rojas, y ahora estáis encerrados en una cabina. Si sois menos orgullosos, si aceptais una unión aduanera como la que hay con Turquía, si pedís un aplazamiento pactado entre May y Corbin, podemos daros más plazos. La Unión Europea le está diciendo al Reino Unido que el nacionalismo orgulloso y arrogante sale muy caro. Al final la historia del Brexit va a ser edificante.