Boletín

Audio

De Haro a las 15h: "Los refugiados no son una bandera política"

Los refugiados son personas que han tenido que escapar de su país por una guerra o por persecución política

Fernando de Haro

'La Tarde'

Madrid

Tiempo de lectura: 2Actualizado15:56

"A las cuatro hablaremos más despacio de la disposición de ERC a hacer presidente a Sánchez y de la alcaldía por turnos que propone Ciudadanos para Madrid. Pero no todo va a ser pactódromo. Hay problemas urgentes de los que hablar y en algunos casos que denunciar.

Los refugiados no son una bandera política. Los refugiados son personas que han tenido que escapar de su país por una guerra o por persecución política. Tienen derecho a ser acogidos. Y en España no estamos tratrando bien a los refugiados. Se ha pasado la fiebre política, ya no hay tanto refugiados sirios, pero si los hay de otros países. Ni la Admnistracion Central de un Gobierno socialista, ni los gobiernos regionales del PSOE o del PP ni los ayuntamientos de Podemos se portan bien con los refugiados. Un ejemplo claro es el de Madrid. Cuando estayó la crisis de los refugiados en 2015 Carmena puso una pancarta en la fachada del Ayuntamiento: Welcomes Reguees. Ha seguido repitiendo lo mismo en los últimos meses.

Que nadie se quede en la calle, en Madrid, si muchos refugiados no están en la calle en Madrid, es porque las ONGs, la Iglesia lleva haciendo grandes esfuerzos desde hace años, Lo ha explicado esta mañana Natalia Peyero, secretaria general de Caritas.

La Mesa de la Hospitalidad de la Iglesia de Madrid, que reune a las organizaciones que están acogidos a los refugiados, denuncia que las administraciones públicas no están haciendo lo suficiente y están descordinadas. Esta gente sabe de lo que hable, esta gente abre las parroquias por la noche para dar techo. Lo mismo ha denunciado esta misma mañana el defensor del pueblo. No hay una avalanca de refugiados pero falta voluntad política.

La politica de asilo del Gobierno de España es absolutamente restrictiva. La situación de Venezuela ha provocado que muchos ciudadanos de ese país hayan pedido asilo en nuestro país. El año pasado pidieron asilo 54.000 personas, para hacerlo tienen que hacer en muchos casos colas de madrudaga ante las comisarias. Pero solo le hemos dado asilo a uno de cada tres. Estamos muy debajo de la media europea. El sistema es además muy rígido, pone a las personas a la calle antes de que puedan salir adelante. El Gobierno de Sánchez no ha dotado sufientes recursos para acoger a los refugiados y ha recurrido a las escuelas católicas que han dado un paso al frente. El Gobienro le echa la culpa al ayuntamiento de Madrid y el ayuntamiento de Madrid le echa la culpa al Gobierno Regional y al Ministerio. Y al final los refugiados están en las casas de la Iglesia.