• DIRECTO

    Tiempo de Juego

    Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Boletín

Audio

La foto: "Estar insatisfechos es lo que nos hace humanos"

Fernando de Haro se queda en su foto del día con una foto de la cantante Rosalía publicada en La Vanguardia

Fernando de Haro

'La Tarde'

Tiempo de lectura: 2Actualizado19:05

"Me quedo con una foto que publica el diario La Vanguardia. Es una foto muy chiquita de una cantante muy famosa. Su nombre no se nos cae de la boca a ninguno. La cantante viste de un rojo gaseoso, un rojo suave, rojo el vestido, rojo con más pasión el carmín de los labios. La artista está sola ante el micrófono y emerge de un fondo oscuro. Tiene los ojos cerrados, la boca muy abierta que hasta se le ven los dientes. Los brazos los tiene pegados al torso, pero luego las manos las abre mucho, las palmas las tiene hacia arriba como una orante. El pecho todo el tenso para dar la mejor nota.

La cantante famosa está toda ella, sus manos, sus entrañas, su alma en la nota que le sale por la boca. Y no tenemos que pensar que la cantante finja, que el arte es así, que cuando una canta, cuando una pinta, cuando uno trata de explicar algo, de hablar en la radio, de fregar el suelo, de limpiar la loza es fácil darse todo, que con el arte y con la vida lo difícil, lo complicado es no darse uno entero, que con la vida lo difícil es no poner el alma en cada nota, luego uno se cansa, luego uno calcula, luego uno se pone a echar cuentas, pero lo normal, lo primero es ponerlo todo en cada nota, que se ve uno arrastrado. Luego, sí, solo luego, viene el cálculo y el quedarse a medias.

Y la cantante que ha dado todas sus entrañas en esa nota, habrá sentido vibrar al público y al bajarse del escenario se sentirá razonablemente satisfecha, y en algunos casos muy satisfecha, porque hay días en los que, no es por nada, una lo borda. Pero nunca se queda una absolutamente satisfecha, pone uno todas las entrañas, sale la nota perfecta y no queda uno satisfecha. Porque la satisfacción del trabajo bien hecho no existe. Es una filfa. Porque siempre estamos insatisfechos y porque acaso eso, estar insatisfechos, es lo que nos hace humanos".