Una pareja murciana pierde sus muebles tras la gota fría y un empresario llama a Expósito para regalarle otros

Juan José iba oyendo a Expósito cuando escuchó el testimonio de los ancianos. Sin dudarlo, les ha ofrecido somieres, sofás, mesa y sillas de comedor

Audio

 

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 22 sep 2019

El episodio de gota fría en la Región de Murcia la pasada semana ha sido el más intenso de los últimos 50 años tanto por la cantidad de precipitación recogida, como por la extensión del territorio afectado y el tiempo que se prolongó. La región ha quedado devastada, especialmente el municipio de Los Alcázares.

Ángel Expósito, en 'La Linterna', le ha dado voz a Pilar, una señora de 77 años, y a Enrique, su esposo de 78. El matrimonio tuvo que huir de su casa y pedir ayuda a los servicios sociales tras la DANA.

Según ha dicho ella, su casa quedó “en ruinas”. “Las paredes, la televisión, la nevera, la lavadora... Todo. Muebles que hemos puesto hace tres años”.

Enrique ha dicho que a los daños físicos se suman los daños psicológicos que han experimentado tras el temporal. “Mi mujer le ha cogido tirria a la casa. Cuando hay tormenta yo aguanto un poquitín, pero ella se pone nerviosa”, ha relatado.

“Le estoy cogiendo miedo a la casa, y he estado muy agusto 30 años que llevamos aquí, y me gustaba mucho. Pero ahora, en cuanto dicen que va a haber tormenta, ya estoy yo nerviosa”, ha confesado Pilar.

Tras escuchar su testimonio mientras conducía, Juan José, vecino del municipio murciano de Lorca, ha llamado a COPE para ofrecerles sus muebles. Por su trabajo, vende mobiliario de segunda mano a través de un portal web.

“El 1 de mayo de 2011 monté una empresa para gestionar obras y 10 días después vino el terremoto”. El seísmo afectó a los edificios públicos, a las viviendas y al patrimonio histórico. El casco antiguo fue arrasado. Una situación que le llevó a conocer a ”mucha gente, muchos que son amigos” , y que encontraron sus “casas destrozadas”.

Juan José no lo ha dudado y les ha ofrecido “somieres, sofás, mesas y sillas de comedor. Hay cosas que están más gastadas, pero esa gente que no tenga donde comer ni donde sentarse, por lo menos, que tengan un sitio”, ha relatado.

Tras conocer el gesto de Juan José, Pilar ha dicho que le parece una acción ”demasiado bonita. Un poco extrañada como mínimo. En un mundo tan materialista, que haya alguien que se moleste por unos pobres ancianos... No andamos muy bien de salud, todo nos sale mal y esto me parece demasiado bonito. Estamos encontrando un apoyo grandísimo”.

Sin duda, una acción que demuestra que hay que seguir confiando en la bodad y la solidaridad de las personas porque, como ha dicho Expósito, "lo que hoy me pasa a mí, mañana te puede pasar a ti".

Lo más