COPE

Ángel Expósito: "Mucha chapa cursi desde el atril de Moncloa, pero sin pisar el barro"

El director de 'La Linterna' ha visitado la UCI del hospital Infanta Sofía en San Sebastián de los reyes, al norte de Madrid, y ha criticado la actitud del presidente del Gobierno

Ángel Expósito

Ángel Expósito

Director de 'La Linterna'

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 20:15

Audio

Me parece increíble que en este año y medio que nos ha tocado vivir (y morir) ni Pedro Sánchez , ni Pablo Iglesias, (excepción hecha de Margarita Robles) se hayan atrevido a visitar una Unidad de Cuidados Intensivos, una morgue, un tanatorio o los pabellones del IFEMA. Mucha fotito haciéndose el interesante en un laboratorio, mucha chapa cursi desde el atril de Moncloa, pero pisar el barro, escuchar un respirador u oler a muerto no. Eso no.

Su Persona no está para esas cosas. Y fíjate, me temo que ya no es solo por el marketing y la imagen (porque esa es su auténtica y única obsesión). No. No pisan la sangre porque no se atreven. La falta de empatía es, en verdad, propaganda.

Bueno pues hemos vuelto a una UCI. Rubén Corral, Israel Remuiñán y el menda hemos echado un buen rato en el hospital Infanta Sofía en San Sebastián de los Reyes, al norte de Madrid. Mientras el que manda se hace fotitos de publicidad, mientras miles y miles de descerebrados se van de botellón dentro de un rato para beberse hasta el agua de los geranios, nos hemos metido en una UCI. Y hemos asistido al relevo de la guardia. Mientras a una se le ocurre que Twitter es machista, la otra da lecciones de educación gastronómica a los bares y restaurantes, mientras otra se intenta impuestos y más impuestos, hemos vuelto a aplaudir a los auténticos héroes de esta pandemia, aunque no les gusta nada que se lo digas.

A las 10 de la mañana se traspasan los informes, los tratamientos, se informan de las altas de la UCI y de los decesos. Desde el jefe de la unidad a la enfermera, todos salen serios, cansados, muy cansados, pero mira, les ves los ojos por encima de la mascarilla y más que serios y cansados creo que están, tristes. Y cabreados.

Ponte en su lugar: imagínate a una de esas enfermera viendo un telediario el sábado o el domingo con miles y miles de descerebrados (y descerebradas por supuesto) de botellón, sin mascarillas, bebiendo a morro. Y piensa en esa enfermera mientras se enfunda el pijama y hace la panorámica de su unidad de cuidados Intensivos. Y ve a los padres de esos mismos que estaban de juerga. Unos padres intubados, bocabajo, agonizando y totalmente sedados. ¿Tan irresponsables somos que no podemos concebir ni entender que la pandemia sigue, que el bicho muta y que sigue muriendo gente? ¿Tan irresistible es salir de cachondeo? ¿Dónde quedaron aquellos aplausos de las ocho de la tarde? ¿Te acuerdas?

Todos los días durante meses salíamos a aplaudir a los sanitarios a las ocho de la tarde. Desde los balcones, las terrazas. Y luego esos aplausos se expandieron hacia los policías y guardias civiles, militares, y se nos caían las lágrimas y seguramente aplaudíamos sinceramente. De corazón. ¿Qué pasa? Pues que parece que se nos han olvidado. Nos hemos olvidado de que los receptores de esos aplausos siguen firmando actas de defunción. A diario. Hemos olvidado que los sanitarios y los policías se intercambiaban aplausos entre sí.

Es impresionante observar las diferencias de una UCI por dentro. Cómo era esto hace un año y cómo es ahora. El ruido, el olor y el trajín son muy parecidos pero llama la atención el perfil de los pacientes. Aunque muchos están boca abajo y otras rodeadas de cables y dormidas, llama la atención que los pacientes de ahora son mucho más jóvenes. ¿Por qué? Los sanitarios que les atienden lo tienen muy claro. El médico habla con la familia (porque muchos enfermos ya no pueden ni hablar) y es entonces cuando la esposa o los hijos reconocen la evidencia: se han contagiado en casa. Porque los chicos han traído el bicho y lo han esparcido por el salón, la cocina o el baño.

¿Y entonces qué? ¿Y ahora qué? Como me dice Miguel Ángel, jefe de Intensivos del Infanta Sofía, entonces ya no vale arrepentirse. ¡Ah, y mi posdata! Escucha este momento. Hemos mezclado el bullicio y la juerga de los botellones en la Puerta del Sol o en la plaza Mayor de Salamanca... lo hemos mezclado con la voz de Laura, enfermera, mientras lee las edades de los ingresados en su UCI. Dentro de una hora, en nuestro Tema del Día, volvemos a una Unidad de Cuidados Intensivos.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

La Tarde

Pilar Cisneros y Fernando de Haro

Reproducir
Directo La Tarde

La Tarde

Pilar Cisneros y Fernando de Haro

Escuchar