COPE

Irene Pozo: "Oír y escuchar es la diferencia para que el diálogo y el entendimiento sean posibles"

Irene Pozo aborda en La Linterna de la Iglesia la falta de acuerdos entre las autoridades ante los problemas de la sociedad

Audio

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 22:47

A raíz de lo que estamos viviendo esta semana, sobre todo en lo referente al coronavirus y a la falta de acuerdos entre las autoridades o la responsabilidad ciudadana que también es importante tener en cuenta, me ha dado por pensar en la diferencia entre oír y escuchar. Y en seguida vas a entender porqué.

Son dos palabras que utilizamos para expresar lo mismo, pero tienen ciertos matices. Si uno consulta el diccionario de la Real Academia Española dice que oír es ‘percibir con el oído los sonidos’ y escuchar es ‘prestar atención a lo que se oye’.

Y es que a veces da la impresión de que nos oímos pero no nos escuchamos.Llevamos semanas hablando de la necesidad de diálogo y entendimiento en cuestiones que nos preocupan como pueden ser la Eutanasia, la gestión de la pandemia, la falta de oportunidades en los sectores más marginados o la Educación. En esta última cuestión, la educativa, me quiero centrar hoy a raíz de las enmiendas que los grupos parlamentarios presentaban esta semana donde de nuevo la escuela concertada se veía discriminada.

Actualmente el 25% de los alumnos estudia en centros concertados, bien es cierto que la mayoría son de inspiración católica pero hay otros que han surgido por iniciativas privadas. Aún así, la sensación que queda es que parece que la escuela concertada es un privilegio perteneciente a la Iglesia cuando nació, fíjate, en los años 80 como complemento a la red pública por la insuficiencia de centros que había en aquel momento.

Un modelo que desde hace 35 años viene prestando un servicio importante a la sociedad, al igual que la pública o la privada, no digo que no, son complementarias y totalmente necesarias.

Y no olvidemos que la concertada ahorra al Estado miles de millones de Euros cada año, tiene un gasto por alumno muy inferior a la pública. Imagínate lo que podría suponer en este momento a las arcas del Estado prescindir de ella. Además, es que hay demanda social de centros concertados. Y ojo, que no es algo exclusivo de España, en Europa muchos países tienen un sistema similar, empezando por Francia.

Pero volviendo a aquello de oír y escuchar, como recordaban esta semana representantes de diferentes organizaciones de la Escuela Concertada, no deja de asombrar que el Gobierno repita que el proyecto de ley de educación recoge las aportaciones de todos los sectores educativos, porque la realidad lleva a pensar que esto queda algo lejos.

Como también recordaba Monseñor Argüello, secretario general de la Conferencia Episcopal, que mostraba su asombro a raíz de la reunión que mantuvieron a finales de julio con la ministra de educación y su equipo de trabajo donde la línea de querer hacer propuestas por el diálogo y el entendimiento aún no ha obtenido respuesta.

En definitiva, oír y escuchar es la diferencia para que el diálogo y el entendimiento sean posibles. Es la necesidad del presente para construirel futuro.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo