Nacho Carretero: “No creo que con Fariña haya molestado a nadie con poder”

Nacho Carretero confiesa que con su nuevo libro, no hay riesgo de censura. “En el corredor de la muerte”, se repasa y reflexiona sobre el caso de pena de muerte del español Pablo Ibar.

El periodista y escritor presenta su libro 'En el corredor de la muerte'

  • item no encontrado

Redactora de 'Herrera en COPE'

@Babushkarchilla

Tiempo de lectura: 1' Actualizado 16 oct 2018

El periodista estuvo varias veces, cristal con cristal, entrevistando al reo, que hace un par de años consiguió salir de esos pasillos, y cambiar su celda por otra en una cárcel común. Asegura que su caso “es muy endeble desde el punto de vista jurídico” y añade que antes de la sentencia era un joven normal, “hijo de emigrante vasco, que conoció a una mujer cubana, que con 17 años se metía en líos y no era ningún ejemplo”.

Carlos Herrera le pregunta cómo es el corredor de la muerte. Carretero responde que “es muy desagradable. Un lugar donde te das cuenta de lo que es de verdad la privación de libertad”. Y no se refiere solo a no salir, “son las decisiones como las de abrir una puerta, porque la abren los guardias, no es tuya la decisión”.

Entre espera y espera, los reos pierden la cabeza, que es otra de las anotaciones en este libro de Nacho Carretero. “Pablo está rodeado de gente atroz, son monstruos, pero el primer año se puede hablar con ellos. Con el tiempo pierden la cabeza”.

El 1 de octubre será el último y definitivo juicio para Pablo Ibar. La sentencia la decide un jurado popular y “después de las irregularidades que ha habido, este será mucho más justo para él.” Porque Nacho asegura que en estos casos lo único que vale es acudir a la ciencia “y la ciencia concluye que el rostro que sale en el vídeo no es de Pablo”.

Solo el tiempo terminará dándole la razón si es inocente. La libertad solo es una cuestión de tiempo y de demostrar que uno no es culpable. A Nacho Carretero le ha pasado casi parecido con “Fariña”, aunque “no creo que con Fariña haya molestado a nadie con poder”.

Lo más