Boletín

Escucha el genial monólogo de Herrera a bordo del barco "Mis Mellis" mientras pesca sardinas

El comunicador se va hasta el puerto de Motril para realizar el programa

Carlos Herrera

Carlos Herrera

'Herrera en COPE'

Tiempo de lectura: 4'Actualizado 12:40

Vídeo

 

Señoras, señores. Me alegro, buenos días.

Desde el puerto de Motril realizando las últimas maniobras de amarre. Lo que viene siendo aparcar un barco. En esta mañana apasionante de sardinas y gaviotas en la que nos hemos dedicado durante la noche como todos los años a la pesca de la sardina en las aguas del Mediterráneo, en el pesquero "Mis Mellis". En el pesquero generosamente que José Manuel Ronchero Pascual nos brinda para realizar este programa. Un programa en una cubierta llena de sardinas tiene su gracias. Descabezando las sardinas y preparándolas en este capazo. Aquellas que se van a dedicar a la industria y a la conserva.  Estas sardinas pichardus que no ha sido de los años más difíciles del cerco. Sabes ustedes que la sardina se pesca con la técnica del cerco. Hay que encontrar el banco de peces.Tú encuentras el banco de peces. Calculas la velocidad y el rumbo que llevan y en función de eso con una lancha tiras un cerco de red y las capturas. Esto se ha venido realizando con más cuidado porque la sardina - ¡quién lo iba a decir! Antes metías la mano en el agua y sacabas una - está en peligro de extinción o muy trabajada. Demasiado trabajada. El mar tiene sus límites y la pesca tiene que ser sostenible. En eso, la conciencia de estos patronos del puerto de Motril es una conciencia exquisita y por lo tanto no entran en la sobrepesca. Se puso una limitación como ocurrió con la anchoa en el Golfo de Vizcaya a cuenta de la captura de las sardinas. Las sardinas se reproducen de manera más notable que otros pescados. Ahora la duda está en si pescar 10.000 toneladas como dice la UE o los 15.000 que piden los pescadores. El Mediterráneo está menos sobreexplotado que el Atlántico.  La sardina es para los meses que no llevan "r". Y agosto, que se sepa, no lleva "r". Y no hay que ir a mucho profundidad para encontrar sardinas. Y esa sardina de esta primera hora es la más sabrosa. No sé, yo le tengo mucho cariño a la sardina. Será de tanto meterle la uña larga que tanto me he dejado. La uña larga es un poco incómoda, debo decir. Yo entiendo a las señoras que llevan uñas a lo Rosalía.  Esto, joer, es la uña polivalente. Pero luego se recorta, se deja en el museo del mar de Motril y oiga, pues tan felices. 

En esta interesantísima mañana informativa después de que hoy dediquemos el día a hablar de lo que posiblemente sea la noticia fundamental de lo que habla la gente la hoy. Las fiestas patronales. Es 15 de agosto. ¡Cuántos pueblos, ciudadas o barrios tienen alguna advocación mariana como titular de sus creencias, de su formación o de su historia! Es fácil Es fácil irse por pueblos y disfrutar de fiestas locales o fiestas de barrio. Como el barrio de Gracia, o la Virgen de Candelaria, o la Virgen de los Reyes de Sevilla o la Feria de Málaga o el traslado que van a vivir de la Virgen en Almonte. El 19 de agosto, la Virgen vestida de pastora es llevada en andas desde la aldea del Rocío hasta el pueblo de Almonte. Que son 13 o 14 kms de noche. Sin detenerse, sin chicotás. Pa'lante, pa'lante. Y luego está la Virgen del Rocío durante toda esta temporada hasta el mes de mayo que vuelve ya para su romería. Esto ocurre cada siete años. Es una vieja tradición que tiene que ver con la invasión francesa, con la invocación de la Vírgen para la defensa de la población de Almonte. 

Vídeo

 

Un día como el de hoy hace que además de sardinas nos preocupemos de estas cosas. ¿Y luego hay noticias políticas? ¡Pues claro! Este agosto está siendo un poco cansino en lo repetitivo, un poco pesado en lo mismos. El bloque político. Es el signo de los tiempos con esa partición de los resultados electorales. Pero particulamente hoy se habla de que en la Comunidad de Madrid, después de que esto haya sido más difícil que sacar una sardina con la mano, se ha llegado un acuerdo para investir a Díaz Ayuso. En una jornada, la de ayer, en la que no se destiló la mejor finura parlamentaria. Tuvo que ser Ángel Gabilondo el que diera una llamada de atención principalmente a su socio Errejón. Él quiso ser la niña guapa de la fiesta, el protagonista supremacista e intelectual de la fiesta. Isabel Díaz Ayuso igual no pertenece a la escuela de Frankfurt. O no está entre las 20 intelectuales más capacitadas de Europa. Vale, de acuerdo. Pero es que Errejón tampoco. Pero ayer Errejón le decía: 'Usted no tiene nivel intelectual para discutir conmigo. Usted no me aguanta a mí 15 minutos hablando'. Lo cual es de una chulería pretenciosa que retrata mucho a la persona. Claro que tampoco se quedó corta Díaz Ayuso. Le dijo que venía manchado de dictadura. Y le recordó la beca black. Mientras el otro le hablaba de corrupción.  ¡Pero si tú tenías una beca black! ¡Cantamañanas! ¿Por qué siempre se pone a hablar el que menos puede hacerlo? El que decía que los venezolanos comían tres veces al dia. Fíjese en la percepción de la realidad que tiene este individuo. ¡Comerá Maduro tres veces al día!  Los demás está por ver todavía.

Audio

 

Tampoco se habló ayer de las cosas que había propuesto Díaz Ayuso en su discurso de investidura.  Esa pretensión de Casado y compañía de hacer de la comunidad de Madrid una especia de refugio contra el Gobierno de Pedro Sánchez puede tener estratégicamente algún sentido. Pero hay que rellenarlo de muchas más cosas. No se trata solo del gobierno de una CC.AA. o de contraprogramar a Sánchez. Otros espíritus de iniciativa resultan absolutamente imprescindibles.  Andalucía y la Comunidad de Madrid, que son los dos pilares fundamentales del PP, junto con Galicia y Murcia. Con el apoyo de Ciudadanos y de Vox, que van a exigir su cuota.  Lo cual quiere decir que la gobernación, al menos en la Comunidad de Madrid, no va a ser sencilla. No va a ser nada sencilla. Pero nadie puede decir que la política resulte sencilla.

Mientras le digo esto, sigo pelando sardinas. Y con este festín de gaviotas... 

Lo más