Boletín

El esperanzador testimonio de dos víctimas de la anorexia: "Fue un drama, pero hay luz al salir del túnel"

El doctor Aranda ha explicado que esta enfermedad está relacionada con el metabolismo de las personas, lo que podrá alumbrar nuevos tratamientos

Audio

 

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 11:16

“Era una chica más que empezó a buscar el control de su vida a través de la comida. Pensaba que era la forma de quererme más, pero entré en ese círculo vicioso en el que no te das cuenta de que estás enferma hasta que es muy tarde”.Quien habla es Beatriz Esteban, víctima de la anorexia ya recuperada. Junto a ella Emelín ha dicho este viernes en 'Herrera en COPE' que sucumbió a la enfermedad sin darse cuenta, poco a poco. “Fue un drama”, pero “no hay que bajar los brazos. Hay luz al salir del túnel y cuando llegas al final la vida es mucho mejor”.

Un reciente estudio publicado por 'Nature Genetics' ha revelado que la anorexia no se trata solo de un problema mental, sino que también tiene una relación con los genes que regulan el metabolismo de las personas. A raíz de estos resultados, en el futuro se podrán realizar nuevos tratamientos para tratar la enfermedad.

El doctor Fernando Fernández Aranda del Servicio de Psiquiatría del Hospital Universitario Bellvitge de Barcelona ha dicho que aunque “se trata la anorexia como un trastorno psiquiátrico, tiene implicaciones metabólicas”.

Según ha explicado, en su unidad los casos de personas diagnosticadas de anorexia se mantienen estables en un número de 350-400. “Lo importante es que cada vez más hay un tratamiento precoz”, ha señalado.

El experto ha dicho que además de trabajar con el paciente en su recuperación, hay que hacerlo con la familia. ”No hay que bajar la guardia, pero sí reconocer que hay una recuperación”, ha manifestado.

Precisamente, la madre de Beatriz Esteban fue la que se dio cuenta de que le pasaba algo. ”Me llevó al médico y gracias a la ayuda de mi familia y de mi psicóloga pude salir”, ha dicho. Una de las cosas que más le pesan es que se convirtió ”en una persona que engañaba, que mentía, que se ocultaba” ante la gente que “quería tanto” y que “sufría” porque ella estaba “metida en una cárcel mental”.

Aunque ni ella ni Emelín tienen miedo de volver a recaer, han coincidido en que la anorexia no es solo “estar en los huesos” ya que hay una paleta de grises antes de llegar a esa situación.

Lo más