El radón, segunda causa del cáncer de pulmón y puede estar en tu casa

José Miguel Rodríguez, director del Instituto para la Salud Geoambiental, nos avisa de los riesgos de este gas muy presente en España

Audio

 

Cristina López Schlichting
@crisschlichting

'Fin de Semana' COPE

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 22 feb 2020

Hay un dato que nos puede sorprender sobre el cáncer de pulmón: inmediatamente se piensa en el tabaco, pero la segunda causa es el gas radón. Estamos acostumbrados a que las noticias, muchas veces en nombre de la pseudociencia, nos bombardeen con constantes alertas y advertencias de peligros para nuestra salud y solo hay una forma de discernir los verdaderos factores de riesgo de los bulos intimidadores: las evidencias científicas de organizaciones fiables.

En Fin de Semana hemos hecho eso mismo y recurrido a un experto que nos explique este asunto. Él es José Miguel Rodríguez, director del Instituto para la Salud Geoambiental, y nos ha contado que “la primera recomendación de la UE sobre el gas radón data de 1990. En ese año la UE ya recomendaba tomar medidas a los estados miembros para prevenir la exposición del público. Es un gas natural que se origina de forma natural en algunas zonas concretas donde los suelos tienen un alto contenido de Uranio. En el caso de Madrid sería la Sierra de Guadarrama, pero también hay en Galicia, Extremadura, en algunas de Andalucía… está por toda la península”.

José Miguel, en todo caso, ha querido mandar un mensaje de tranquilidad al asegurar que “España no es un país que tenga un grave problema pero sí tienes algunas áreas donde es más probable encontrar zonas con altas concentraciones. Hay que aclarar, también, para que no nos llamen alarmistas, que no todas las casas, colegios y edificios públicos tienen este gas. Se estima que es entre un 10 y 20 % de las viviendas, pero como en España no hemos hecho nada en los 28 o 30 años desde que en 1990 se lanzara la primera alerta, todo el boom inmobiliario de chalets en la sierra y en muchos otros sitios se han construido sin medidas para evitar que el gas entre en ellas, con lo que sí puede ser un riesgo”.

También ha querido aclarar que este gas “no es peligroso al aire libre sino en espacios cerrados porque se concentra. En la sierra el aire es buenísimo y podemos ir todos los días, es muy sano. El problema es en espacios cerrados porque se puede concentrar en niveles de riesgo”.

Ahora bien, si uno quiere medirlo en su casa para quedarse tranquilo, Rodríguez ha detallado que “desde el Instituto para la Salud Ambiental tenemos un programa específico de radón y una página web que es vivesinradon.org y ahí explicamos cómo medirlo, además es económico. Medirlo es una recomendación recogida en el Código Europeo contra el Cáncer, es el punto 9. Invitan a las personas que vivan en zonas de riesgo a hacer medidas en su casa. Igual que te haces una analítica de lo que sea, deberías hacer una medición si vives en zona de riesgo”.

¿Y si hay gas en casa, tenemos que cambiar de vivienda? “No, en absoluto”, asevera él, y añade que, “donde haya altos niveles, hay que hacer una pequeña reforma. Hemos hecho muchas en los últimos años y siempre digo lo mismo: arreglar una casa para no respirar radón es más económico que reformar un baño. No es una gran inversión. También hay ayudas del Ministerio de Fomento que se tramitan a través de las CCAA en el Plan Estatal de Vivienda 2018-2021 donde se pueden pedir subvenciones para reformas. Es relativamente sencillo arreglarlo, pero en España no hay tradición de arreglar radón, por lo que no hay casi empresas especializadas y ahora hay un desconocimiento total del problema”.

Algo también curioso es que, como afirma, el director del instituto, “la exhalación de radón que hace el terreno es muy variable y hay muchas variables que afectan. Una es, por ejemplo, en invierno, que las bajas presiones y días de borrascas hacen que haya más. El radón tiene más facilidad para salir del terreno cuando hay bajas presiones. Cuando hay altas presiones le cuesta más, como en verano. Aparte, las casas también en verano suelen estar más abiertas por lo que la concentración siempre es menor”.

Por último ha reconocido que, a día de hoy, lo que puede provocar es cáncer de pulmón pero no más: “Es el único efecto establecido de modo científico y conocido. Hay más estudios que buscan otros efectos, pero no están suficientemente comprobados”.

Radio en directo COPE

Lo más

En directo

Tiempo de Juego

Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Reproducir

Tiempo de Juego

Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Escuchar