EN 'EL ESPEJO'

La primera Navidad de Asia Bibi en nueve años: con su marido y rodeada de incógnitas

Esta es la primera Navidad de Asia Bibi en nueve años. No se sabé cómo va a celebrar al Niño Jesús y no es la única cristiana que sufre por esto

Las hijas de Asia Bibi, en la imagen, no van a ver a su madre en Navidad

Las hijas de Asia Bibi, en la imagen, no van a ver a su madre en Navidad 

José Luis Restán
Twitter

Director Editorial COPE

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 13:38

Para Asia Bibi esta será la primera Navidad en libertad en los últimos nueve años, y será una Navidad agridulce porque la pasará, junto a su marido, en un lugar secreto bajo protección del gobierno pakistaní. Por el momento no puede disfrutar de su familia reunida al completo ni iniciar una nueva vida libre de amenazas, a la espera de que la Corte Suprema de Pakistán examine, seguramente en enero, la petición de revisar la absolución del delito de blasfemia que se le imputaba, establecida por el Alto Tribunal el pasado 31 de octubre. Los abogados de Asia confían en que se confirme definitivamente su absolución y entonces el gobierno conceda a toda la familia el visado para viajar a alguno de los países que le han ofrecido asilo.

No olvidemos que mientras tanto, Asia y los suyos siguen en el punto de mira de los fanáticos islamistas. De hecho no se sabe cómo celebrará la Navidad, si podrá participar en la Misa de Navidad en alguna iglesia, quizás en condiciones de anonimato, o si se permitirá que algún sacerdote la visite para que pueda recibir los Sacramentos de la Penitencia y la Eucaristía que ella tanto desea.

En cualquier caso la historia de Asia Bibi ha permitido que salgan a la luz los tremendos abusos cometidos bajo el paraguas de la ley de la blasfemia, que continúa provocando víctimas inocentes en un país que los radicales islamistas consideran “la tierra de los puros”. Una tierra en la que los cristianos se aprestan a celebrar la Navidad bajo férreas medidas de seguridad; un país en el que la violencia y el odio no han conseguido extinguir el testimonio de Jesús que vuelve a nacer.

Lo más