También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Un exlegionario español, en Guatemala: 'Este país merece la pena; hay que pelear por él"

El deseo de inmigración y la realidad de las maras cohabitan en un país que busca su hueco de esperanza. Ángel Expósito ha realizado hoy su programa desde Guatemala

 
  • COPE

La violencia es el primer problema de Guatemala, un país que dejó atrás hace solo 22 años una cruenta guerra civil con 200.000 muertos, 45.000 desplazados y 100.000 desplazados. Se trata de un problema enquistado, que se está haciendo endémico, en el que los asesinatos, los secuestros, los atracos y las extorsiones son el día a día de la población. El deseo de inmigración y la realidad de las maras cohabitan en una zona turbulenta que busca su hueco de esperanza. 

Helder tiene 44 años y trabaja en una empresa de seguridad. Cuando era niño, su padre abandonó a su madre y a él. Muy joven, se puso a trabajar como agricultor para llevar dinero a su casa. Ya casado y con cinco hijos a su cargo, Helder ganaba solo 70 euros cada 15 días. "Hacíamos cuentas como podíamos hasta que a mi esposa le dijeron que alguien del pueblo le podía llevar a trabajar a Canadá", cuenta al programa 'La Tarde' de COPE. Sumergidos en la ilusión de una vida mejor, aceptaron. A Helder le pidieron un dinero a cambio de hacer todas las gestiones. Para pagarlo, pidió un préstamo. Y semanas después, el hombre desapareció con el dinero y la familia de Helder asumió una deuda altísima. Afortunadamente, él encontró poco después su trabajo como vigilante de seguridad y pudo poco a poco corregir su deuda con el banco. Pese a todo, sigue soñando con irse de Guatemala. "Lo quiero para mis hijos, para darles un futuro mejor". 

Pedro Trujillo, un español que llegó hace años a Guatemala para supervisar el desarme en el proceso de paz, ve a los guatemaltecos, como Helder, desesperanzados. "Yo sólo puedo dar moral a la gente joven para levantar el país. Es lo que digo a mis alumnos en la universidad. Este país merece la pena y hay que pelear por él".

Trujillo subraya que el principal mal del país es la violencia que reina en las calles. "Hay 13 o 14 muertos diarios. El problema es sobre todo la impunidad, que es del 94%. Cuando no hay castigo, se puede delinquir. Matar a alguien aquí apenas te cuesta cien dólares". La corrupción rebosa incluso entre los dirigentes políticos. "Después de la guerra ha habido seis presidentes. Cuatro de ellos han sido cuestionados y juzgados por corrupción y los otros dos están siendo investigados", subraya a Expósito. 

Guatemala tiene una de las tasas de población más jóvenes, pero las oportunidades económicas según Trujillo no van en paralelo. "Para muchos jóvenes solo hay dos salidas: o Estados Unidos o las turbulencias sociales dominadas por las maras", sentencia. 

Lo más visto

  • Letf1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado