También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

'Mr Happy Man', el hombre que dedicó su vida a hacer feliz a la gente

ctv-b3a-6ff1bc0522196cf8780896727a110984 original
  • COPE.es

Tags

Todos buscamos aquello que nos dé la felicidad, pero posiblemente nos sintamos más identificados con mayores momentos de infelicidad que de felicidad. Esto es algo con lo que no se sentía identificado Johnny Barnes, el hombre más feliz que, además, compartía su propia felicidad.

Johnny Barnes, el hombre que comparte felicidad en las Bermudas
 

Así es como Johnny se ganó el apelativo de “Mr. feliz” y una escultura en su honor. Independientemente de las condiciones atmosféricas, él se levantaba cada día bien temprano (a las 2 o 3 de la mañana) para dirigirse a ese lugar, esa intersección en la que él un día sufrió un atasco. Con toda su buena voluntad, empezaba a saludar a todo aquel que pasaba, da igual si lo conoce o no, la cuestión era brindar un día alegre a todo el mundo.

ctv-h3q-escultura-jorry

Su ritual ya famoso comenzó 26 años atrás en su isla natal, Bermudas, que tiene una de las redes de tráfico más densas del mundo, lo que da lugar a viajeros muy frustrados. En aquella época, Johnny se dirigía a trabajar cuando se quedó atascado en una concurrida intersección. Como los vehículos pasaban por delante, empezó a saludar a los viajeros y a desearles buenos días. Lo disfrutó tanto que volvió al día siguiente y repitió el saludo lanzando besos y gritando a cada ciudadano que pasaba: ¡Te quiero!”.

A veces, Johnny se paraba a hablar con los turistas que visitan la zona, incluso con algún transeúnte que, curioso, se sienta tentado a hablar con este hombre tan feliz.

Al principio, algunos pensaron que estaba loco, pero pronto todo el mundo empezó a apreciar un poco de amor y felicidad para amenizar su viaje. Cada mañana, desde entonces, independientemente de las condiciones atmosféricas, Johnny se despierta a las 3 de la mañana y se dirige a la famosa intersección, pasa horas saludando a todos los que pasan y a veces se detiene a hablar con los turistas. Barnes todavía está en la rotonda de Crow Lane fuera de Hamilton todos los días laborables desde las 4 de la madrugada hasta las 10 de la mañana.

Antes de su muerte el 9 de julio de 2016 a la edad de 93 años, Johnny Barnes apareció en el documental Mr Happy Man (de Matt Morris), donde cuenta cómo pasó alrededor de 40 años de su vida saludando y sonriendo a todos los conductores que desde primera hora del día se dirigían a Hamilton, la capital de su isla. Lo hacía situándose en la rotonda de Crow Lane, desde donde deseaba buen día a todos, les decía "te quiero" y lanzaba besos, acompañados de su sonrisa y mirada amable.

Llegó a ser considerado como embajador de la ciudad de Hamilton y en 1991 recibió Certificado de la Reina Isabel en reconocimiento de su valioso servicio a las Bermudas. Hoy, en el lugar donde Barnes trataba de sacar una sonrisa a todo el mundo, una estatua hecha por el escultor británico Desmond Fountain le homenajea y sirve para que todos recuerden la figura de este altruista repartidor de felicidad.

ctv-ehk-img-imagearticle-image-0-24501

Lo más visto

  • Letf1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado