También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
FLAMENCO FESTIVAL (Entrevista)

Flamenco Festival cierra edición "entre lo más étnico y lo más contemporáneo"

Javier Herrero.

  • Agencia EFE

Javier Herrero.

Flamenco Festival, el mayor de su género fuera de España, cierra su XV edición tras apostar más que nunca por el diálogo "entre lo más étnico y racial y lo más contemporáneo", mostrando así el resultado de años de pedagogía en el público de Nueva York, cada vez más ávido de propuestas de autor y sorpresas.

"Al principio lo primero que nos preguntaban sobre los espectáculos era '¿Cuántos bailaores habrá sobre el escenario?'. Esa idea de cantidad y de cánones preestablecidos se ha roto ya. Conocen a muchos artistas y vienen a ver un flamenco más de autor", explica a Efe su director y promotor, Miguel Marín.

No hay más que ver "la ovación y respuesta" que tuvo Niño de Elche a su paso por esta edición, en la que no faltaron grandes embajadores del flamenco como Carmen Linares, que unió su voz veteada por la experiencia a la de Arcángel y Marina Heredia, o como Pepe Habichuela, arropado por su hijo Josemi Carmona y Javier Colina.

En ese concierto se les sumaron dos de los hermanos O'Farrill para ponerle al cante un toque de jazz que estuvo una vez más muy presente en Flamenco Festival, también con Dorantes, acompañado de Adam Ben Ezra, así como con Chano Domínguez, que unió su talento a los del pianista de 90 años Dick Hyman y el joven prodigio de 14 años Joey Alexander.

"Al igual que en España, el público de aquí valora la honestidad y la verdad sobre el escenario. El flamenco tiene algo muy especial y lo he visto sobre todo desde que vivo en EE.UU.: su capacidad de emocionar sin que se entienda lo que se dice", destaca sobre un evento con "un 70 por ciento de asistentes anglosajones".

Fue hace 18 años cuando se organizó el embrión de lo que hoy es Flamenco Festival. "En aquella época yo asistía aquí a espectáculos de flamenco, pero había muy pocos y solamente genios como Paco de Lucía venían de forma regular", rememora Marín.

En una ciudad tan grande y con tanta oferta cultural, la repercusión rápidamente se diluía y Marín decidió probar una fórmula nueva, invitando a Carmen Linares, Manolo Sanlúcar, Farruquito y María Pagés.

"Queríamos mostrar los polos opuestos, lo más contemporáneo y lo más étnico o racial. Siempre ha habido una apuesta por el encuentro de artistas sobre el escenario y este año ha estado definido especialmente por ese diálogo entre una gran variedad de estilos", subraya.

Recuerda que el New York Times les dedicó una página entera: "El flamenco se apodera de la Gran Manzana", publicaron, y eso les dio "el empujón" para continuar.

A Marín le resulta complicado quedarse con solo alguna de las muchas actuaciones celebradas en este tiempo. "Enrique Morente nos dijo que siempre llevaría consigo una noche maravillosa en el Carneggie Hall con Tomatito", destaca, antes de citar también otro encuentro memorable entre Linares y Miguel Poveda.

"También ha sido especial ver nacer a Rocío Molina, que vino a Nueva York bailando en la compañía de María Pagés, luego haciendo un solo y ya varios años después con su propio trabajo", indica.

Porque Flamenco Festival es un espacio "para los grandes maestros, pero también para los más jóvenes, como el Ballet Flamenco de Jesús Carmona en esta edición, que se fue con una gran ovación" con su espectáculo "Impetus", insiste Marín.

"Con la idea de agrupar propuestas que no pertenecieran tanto a la ortodoxia del flamenco" y que diera cabida a artistas emergentes, en 2010 arrancó un ciclo titulado Beyond Flamenco y en 2017 se sumó Flamenco Eñe, de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), encaminado a internacionalizar el flamenco joven.

De su mano, por el Joe's Pub del Public Theatre, una de las instituciones más importantes de Nueva York, ha podido disfrutarse de los espectáculos de Rosalía o de Naike y Paquete, que han triunfado "entre el público más alternativo y ávido de cosas experimentales".

"Nueva York es una ciudad muy compleja y, para mantener la llama del flamenco, hay que estar siempre innovando con una parte de 'excitement'. Lo bueno es que los creadores están haciendo un trabajo excelente y que hay una gran savia nueva, con gente como Rosalía, Rocío Márquez, Niño de Elche, Patricia Guerrero o Rocío Molina", considera Marín, optimista sobre el futuro.

Lo más visto

  • Letf1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado