Las personas con discapacidad nos lanzan su grito: 'SOS Soledad. Yo también cuento'

La soledad no deseada de las personas con discapacidad ha sido el lema central del manifiesto que se ha leído en el Parlamento de La Rioja 

Audio

Rocío Ruiz

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 14:45

Las asociaciones del tercer sector han reclamado atención de las administraciones públicas para combatir la soledad sobrevenida que sufren las personas con discapacidad, que se encuentran en esta situación por falta de accesibilidad en edificios o por dificultades para relacionarse con otras personas.

La soledad no deseada de las personas con discapacidad ha sido el lema central del manifiesto que se ha leído en el Parlamento de La Rioja con motivo del Día Internacional y Europeo de las Personas con Discapacidad.

La lectura del manifiesto ha sido el centro del acto celebrado con motivo de este Día Internacional que ha acogido la Cámara riojana, con la asistencia de representantes de asociaciones del tercer sector, miembros de los grupos políticos y otras autoridades, entre ellas el alcalde de Logroño, Pablo Hermoso de Mendoza.

Según han detallado, la soledad "sobrevenida y forzosa" afecta más a mujeres con discapacidad que viven en el medio rural, dentro de un colectivo que integran 19.000 personas en esta comunidad autónoma.

El presidente de la Asociación Riojana de Enfermedades Raras, Miguel Ángel Echeita, ha leído el manifiesto de esta jornada, en reconocimiento a la reciente integración de esta entidad en el CERMI Rioja y ha subrayado, en primer lugar, que "la soledad no deseada es la lacra de las sociedades llamadas a sí mismas avanzadas".

"Las mujeres y hombres con discapacidad sufren situaciones de aislamiento social, de separación de la vida en comunidad, que provocan mayores dosis de soledad forzosa, provocada por muchas causas acumulativas, como la falta de accesibilidad de los entornos, productos y servicios o la inactividad obligada", ha detallado.

También por "la ausencia extendida de apoyos para una autonomía personal efectiva; residir en medios pobres en cuanto a recursos, como el rural y la pervivencia en el imaginario social de actitudes reticentes y negativas sobre el valor de las personas con discapacidad".

"Las personas con discapacidad en mayor riesgo de exclusión son quienes más expuestas están a la soledad no deseada", ha asegurado y ha destacado que esta situación la sufren más personas mayores, infancia víctima de violencia, personas con discapacidad intelectual y del desarrollo, con problemas de mental, y en general aquellas con grandes necesidades de apoyo para su autonomía.

Y todo se multiplica, si se trata de mujeres con discapacidad, "porque la soledad no deseada tiene rostro preferente de mujer".

Según los datos de diferentes estudios más de un 20 por ciento de las personas con discapacidad viven solas y un 38 por ciento de estas personas viven en soledad no deseada; además el 74 por ciento de las personas con discapacidad que viven solas son mujeres.

Ha recordado, por último, que la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad obliga a eliminar los estereotipos desfavorables hacia este grupo social, para lo cual los Estados han de accionar percepciones positivas y una mayor toma de conciencia sobre el valor intrínseco de las personas con discapacidad y de su contribución a la sociedad.

Para combatir estas situaciones creen que es necesario dotar de accesibilidad universal a los entornos, productos y servicios, comenzando por la vivienda, para que las personas con discapacidad no tengan dificultades añadidas de relación y participación sociales.

También han reclamado de las administraciones "medidas vigorosas para reducir la inactividad y el desempleo de las personas con discapacidad" y la adopción de una Estrategia Estatal de Inclusión en la Comunidad que permita a las personas institucionalizadas acogerse a fórmulas de vida inclusivas.

Para ello creen que hay que impulsar campañas de toma de conciencia pública dirigidas a eliminar los estereotipos negativos hacia las personas con discapacidad, con un enfoque colaborativo entre la sociedad civil organizada, los poderes públicos y los medios de comunicación, ha considerado.

Otras medidas que reclaman son la puesta en práctica de programas y proyectos de prevención de las situaciones de abuso y acoso escolares hacia el alumnado con discapacidad; favorecer los conocimientos en nuevas tecnologías de personas mayores con discapacidad.

También medidas para fomentar el voluntariado activo de las mujeres y los hombres con discapacidad; y la aprobación de una estrategia Nacional de Desarrollo Rural Inclusivo que tenga en cuenta a las personas con discapacidad que residen en el entorno rural en España.

Lo más