Mallorca

90.9 FM - 99.4 FM - 1224 OM - COPE MÁS 102.8 FM

MALLORCA

Así se salta

Rescata el juego de la comba

Este juego de la infancia tiene múltiples beneficios para la salud. Te permite mejorar la resistencia y la respiración.

Rescata el juego de la comba

Redacción

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 11:40

Algo tan sencillo como coger una cuerda y saltar puede tener numerosos beneficios para nuestra forma física y nuestra actividad deportiva. Tanto en las rutinas de crossfit como en boxeo, en HITT y en entrenamientos funcionales ya es un must. Y te preguntarás qué te puede aportar recuperar este juego de la infancia e incorporarlo a tu rutina diaria. Nerea Rodríguez, Wellness Expert en el hotel Barceló Portinatx, en Ibiza explica que el primer beneficio de saltar a la comba es que “está aconsejado para cualquier persona. Es un ejercicio muy completo que nos ayuda a mejorar nuestra forma física, tanto a nivel de resistencia como de velocidad, coordinación o potencia” además no necesitamos estar apuntados a ningún gimnasio, es un entrenamiento rápido, efectivo, para el que no necesitas más material que una comba y que puedes practicar en cualquier sitio.

Sin darnos cuenta, mientras saltamos estamos tonificando y mejorando sobre todo la fuerza de piernas y brazos pero también del abdomen. “Con una sesión continuada de salto conseguiremos quemar calorías a la vez que trabajaremos la musculatura, la coordinación, la agilidad y la resistencia, algo fundamental para practicar cualquier deporte. Para que sea más efectivo hay que ir incrementando la velocidad y el tiempo de salto”.   Al trabajar la resistencia y tener cada vez más capacidad para aguantar periodos más largos y más intensos saltando, estaremos haciendo un ejercicio aeróbico que nos ayudará a controlar mejor la respiración.

Qué necesitas saber

Lo más importante que debes tener en cuenta antes de comenzar a entrenar con la cuerda es que tiene que ser regulable y debes poder alargarla o acortarla en función de tu altura. “Para saber el largo adecuado lo único que tienes que hacer es doblarla a la mitad, pisarla en el medio con uno de tus pies y medir los extremos con la cuerda estirada hasta aproximadamente las axilas” explica Nerea Rodríguez.

Codos flexionados y cerca del costado: El movimiento que le damos a la cuerda para que esta se mueva tiene que originarse y fluir desde nuestras muñecas y no de nuestros hombros porque si no los sobrecargaremos. “No se trata de mover los brazos desde los hombros, sino que debemos mantener los codos flexionados aproximadamente a 90 grados y cerca del tronco para que las muñecas, con pequeños movimientos, le den movimiento a la cuerda”. 

Aterriza sobre la punta de los pies: Impúlsate desde la punta de los pies y aterriza sobre ella, como si saltases de puntillas, manteniendo siempre las rodillas ligeramente flexionadas para evitar daños.

Mantén la postura: Según vamos aumentando el tiempo de salto y empezamos a fatigarnos puede ocurrir que nos vayamos encorvando hacia adelante, escondiendo el pecho y redondeando la zona dorsal. “Para evitar esto, intenta mantener la espalda bien erguida y la vista al frente".

Lo más