Más directos

La última palabra

La última palabra

Ramudo

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 11:35

Con independencia de la naturaleza de los individuos que llegan a cargo público, es innegable que aquellas personas que se presentan a unas elecciones y se someten al escrutinio, primero de sus respectivas organizaciones y más tarde de la propia calle, asumen un compromiso. Unos lo honran con mayor dignidad y dedicación que otros, por aptitud y por actitud. Primero tienen que dar la cara ante los compañeros que los eligen para encabezar o para formar parte de una lista y luego ante los ciudadanos que les han votado, o que no lo han hecho. No pueden eludir su responsabilidad, tanto si ganan como si pierden.

Los candidatos que se presentan a las elecciones locales no son únicamente personas que prestan su imagen para salir en un cartel. Son líderes en su territorio de un determinado proyecto político. Cuando se configuran las listas, en realidad se le está dando forma a un hipotético equipo de gobierno. Tanto si son elegidos para ejercer como alcaldes como si son relegados a desempeñar un papel determinado en la oposición, esos individuos tienen sobre sus hombros la carga de la responsabilidad que han adquirido al pedir el voto de sus vecinos. Es por lo tanto lícito, lógico y incluso justo, si me apuran, que tengan la última palabra a la hora de formar un equipo.

La ejecutiva gallega ha validado la lista de nombres que ha presentado Lara Méndez para acompañarla en la candidatura que presentará a las próximas elecciones locales. Irá arropada por los suyos. Son las personas que ella ha elegido. Su responsabilidad será aún mayor. La victoria tiene mil padres, pero la derrota siempre es huérfana.

Lo más