COPE

¿Brecha insalvable en el Consell?

La gestión de la pandemia separa cada vez más a los socios del Botànic, mientras Puig hace un llamamiento a la unidad

Puig insiste en que el confinamiento es la última opción y defiende que las medidas de la Comunitat son las más restrictivas de España

Puig y Oltra

abc

Ana Matamales

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 16:59

La brecha entre los socios de Gobierno, PSPV y Compromís parece cada vez más grande y también más insalvable. El motivo de ese distanciamiento cada vez mayor entre sus dos líderes, Ximo Puig y Mónica Oltra es desde hace meses la gestión de la pandemia.

La líder de Compromís ha ratificado en una entrevista en TVE recogida por Europa Press la postura manifestada por su formación en un comunicado en la que piden medidas más drásticas. Una peticion que llegaba 24 horas despues de que la consellera de Sanidad descartara el confinamiento domiciliario como viene pidiendo la formación nacionalista desde hace semanas.

"Desde la parte del gobierno que represento, llevamos diciendo desde noviembre que hacen falta medidas mucho más estrictas", ha afirmado Oltra, aunque ha recalcado que en la Comunitat "se instaló un mantra que era salvar la Navidad", en alusión a la posición mantenida por los socialistas en el Botànic, pese a que ella misma advirtió en numerosas ocasiones de que "salvar la Navidad era que estuviéramos todos en la mesa, aunque fuera en mesas diferentes, y que este año hay otra Navidad y que no faltara nadie".



Sin embargo, ha lamentado que ahora "es obvio que están dando la cara los contagios que se produjeron durante los encuentros de Navidad" y que reflejan un número creciente de casos y una presión hospitalaria y en las UCI "durísima", con un personal sanitario "exhausto" al que "les falta gritar que se tomen medidas más estrictas, como Baleares", ha expuesto.

En este contexto, Compromís reunió este lunes a su órgano de coordinación, que decidió pedir al Gobierno central un confinamiento parcial, y no como el de marzo de parar toda la actividad, sino que incluya mantener la actividad académica en marcha y parte de la económica.

Por su parte, el jefe del Consell Ximo Puig no ha querido echar más leña al fuego. Ha asegurado que las aportaciones de otros partidos y de la vicepresidenta y portavoz del Consell, Mónica Oltra (Compromís), "son siempre consideradas" y por su parte no tiene "nada más que decir", pero ha querido dejar bien claro que la posición de la Generalitat es una recordando que las medidas "que la ciudadanía debe cumplir son las que ha acordado el gobierno".

Puig ha lanzado un mensaje claro a sus socios de gobierno, asegurando que la crisis debe abordarse desde la serenidad y la prudencia sin decisiones "tomadas de manera espasmódica ni excesivamente tacticista". "Desde luego, a mí cuanto menor ruido haya mejor pero, en cualquier caso, la ambición de todos debe ser superar la pandemia. Creo que todo el mundo debe sumar", ha asegurado.

El 'president' de la Generalitat, Ximo Puig, ha vuelto a descartar este martes la posibilidad de un confinamiento domiciliario en la Comunitat Valenciana ante la escalada de contagios a la vuelta de navidades, aunque ha garantizado que las últimas restricciones vigentes desde el 7 de enero se evaluarán dentro de unos días y "se tomarán las medidas que corresponda".

"Hay margen todavía para llegar a otras medidas antes de un confinamiento domiciliario, que también tiene consecuencias muy negativas sobre la salud. Es competencia estatal pero, en cualquier caso, sería el último espacio posible", ha defendido en rueda de prensa sobre el cierre de toda actividad no esencial que piden sus socios de gobierno (Compromís y Unides Podem).

Puig ha hecho hincapié en que las últimas limitaciones (cierre perimetral, toque de queda a las 22 horas, cierre de la hostelería a las 17 y reuniones de seis personas) son "de las más restrictivas de España". Es más, ha destacado que algunas comunidades las han aplicado recientemente después de la Comunitat y que esta fue "la única que limitó la vuelta a casa en Navidad".

Esto supone, a su juicio, un semiconfinamiento en la práctica, por lo que ha sostenido que "la prioridad, sin duda", es el cumplimiento de lo que está vigente. "No por aumentar las medidas vamos a aumentar la capacidad de respuesta", ha insistido, para afirmar que "tampoco hay una relación directa entre las restricciones y el número de casos".

A partir de ahí, Puig ha prometido que en los próximos días se evaluarán las últimas limitaciones que llevan "solo unos días desde que se adoptaron", en función de eso, se tomarán "las medidas que corresponda". "Estamos en una situación en la que hay que ser más autoexigentes que nunca", ha reivindicado

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

La Tarde

Pilar Cisneros y Fernando de Haro

Reproducir
Directo La Tarde

La Tarde

Pilar Cisneros y Fernando de Haro

Escuchar