COPE

La Guardia Civil de Alicante desarticula un grupo dedicado al tráfico de drogas y al secuestro

El grupo criminal actuaba en la Vega Baja, y se ha detenido a un total de 18 personas, 10 de las cuales han ingresado en prisión

Imagen de los detenidos en la operación (Guardia Civil)

Imagen de los detenidos en la operación (Guardia Civil)

JRZ

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 10:23

La Guardia Civil de Alicante ha detenido a 18 personas, por los presuntos delitos de tráfico de drogas, pertenencia a grupo criminal, secuestro y lesiones graves. Los detenidos estaban divididos en dos grandes grupos, uno de los cuales acabó secuestrando al intermediario que le vendió 90 kilos de arcilla haciéndolos pasar por hachís.

La operación “Olón”, dirigida por el Equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Almoradí, se inició el pasado mes de abril con la intención de desmantelar un grupo criminal dedicado al tráfico de sustancias estupefacientes, en la comarca de la Vega Baja alicantina.

Los investigadores, que iban siguiendo con cautela cada paso que daba esta organización delictiva, descubrieron que dos de ellos habían decidido separarse del núcleo principal, para hacer de intermediarios en las transacciones de droga.

Uno de los tratos que hicieron fue vender 3 fardos de hachís (equivalentes a unos 90 kilos) por la cantidad de 240.000 euros. Todo transcurrió conforme lo acordado, hasta que los miembros de la segunda organización abrieron los paquetes y comprobaron la mercancía.

La sorpresa y la ira se apoderó de ellos a partes iguales, cuando vieron que lo que había en esos paquetes era arcilla, o una sustancia similar, y no hachís. Sabiéndose estafados, como venganza y escarmiento procedieron al secuestro de uno de los intermediarios, al que retuvieron durante una noche entera en una vivienda de Catral (Alicante).

Allí fue atado a una silla y torturado, durante toda una noche, hasta que logró escapar aprovechando que lo dejaron solo durante unos minutos. Las lesiones que le habían provocado fueron tan graves, que estuvo hospitalizado varios días.

Mientras el primero estaba sufriendo las torturas de sus secuestradores, el segundo intermediario intentaba desesperadamente reunir el dinero exigido, a sabiendas de que podía correr el mismo destino.

Los agentes de la Guardia Civil, se vieron entonces obligados a dejar de un lado las investigaciones por el tráfico de drogas, para centrarse en la protección de la víctima, y localizar y detener a los responsables del secuestro.

Para ello, establecieron durante varios días dispositivos intensivos con los que pronto se obtuvieron resultados, que culminaron con la detención escalonada de los 10 autores, cada uno responsable de una acción determinada: la búsqueda de la casa, el secuestro, el traslado y las agresiones físicas.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo