COPE

Pedro Enríquez, jefe de la UCI del Río Hortega de Valladolid: “Existe riesgo de colapso”

La ocupación asciende al 93%, pese a haberse habilitado camas en la sala de reanimación y en los quirófanos

Pedro Enríquez, jefe de servicio de la UCI del Hospital Universitario Río Hortega de Valladolid
Javier Luna

COPE Valladolid

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 17:22

“El riesgo de colapso sanitario existe”. Lo confirma el jefe de servicio de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Universitario Río Hortega de Valladolid, el doctor Pedro Enríquez, donde a principios de semana únicamente quedaba una cama libre.

La tercera ola de la pandemia ha obligado a incrementar a 60 el número de plazas disponibles en una unidad que se ha extendido ya a otras dependencias hospitalarias, como la sala de reanimación (REA) o los quirófanos, para atender a pacientes con patología COVID. Con todo, el índice de ocupación de la UCI extendida se mantiene en el entorno del 93 por ciento. Por lo que la situación es “crítica”, ha reconocido Enríquez a su paso por Mediodía COPE Valladolid. Y pese a ello “no han faltado, hasta este momento, cama ni recursos sanitarios para aquel paciente que lo ha necesitado”.

“La gente piensa que son necesarias muchas camas UCI”, expone este médico intensivista. “Es verdad”, afirma. Pero “ni siquiera una cama de UCI es garantía de que las cosas vayan a ir bien”. Los datos confirman que “uno de cada tres o cuatro” ingresos en unidades de críticos a consecuencia del nuevo coronavirus derivan en fallecimiento.

El riesgo de ingresar en una UCI “es alto”, advierte Enríquez. También para los pacientes que salen adelante. El ingreso se prolonga de media tres semanas. Y, por regla general, se requiere de ventilación mecánica. “Hasta el 50 por ciento”, explica, “tiene dificultades para volver a su vida social normal pasados seis meses”. Y las secuelas, no solo físicas, sino también en forma de pánico o estrés postraumático, pueden llegar a durar “hasta un año”.

Que el grado de afectación de la enfermedad está únicamente relacionado con la edad es “un mantra” que “ha hecho mucho daño”. El COVID-19 “afecta a pacientes de toda condición”, advierte el doctor Enríquez. El más joven de los que han ingresado en la UCI del Río Hortega tenía 30 años de edad. Pero también han prestado asistencia a embarazadas. Existen factores de riesgo, como la hipertensión o el sobrepeso, pero “no son los únicos”. También se han dado casos de personas “que no tienen factores de riesgo” y que, sin embargo, “acaban en una UCI”. Por lo que “no es un tema banal”.

El ingreso en UCI es una de las respuestas que brinda a los enfermos el sistema sanitario. Pero “no es la solución” a una pandemia a la que “tenemos que ponerle coto mucho antes”. Reducir la incidencia de la enfermedad —a siete días en Valladolid, según datos de la Junta de Castilla y León, asciende a 762 casos por 100.000 habitantes— depende “de todos nosotros”. Y “no solo del sistema sanitario”, cuyos recursos “son finitos”. Es “nuclear”, sostiene Enríquez, el distanciamiento social.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo