Guadalajara se adhiere a la campaña "Tengo Baja Visión"

En la "Semana de la Visión", que arranca hoy, 30 asociaciones españolas lanzan el distintivo "Tengo Baja Visión"

Audio

Mercedes CastellanoCOPE Guadalajara

COPE GuadalajaraMercedes Castellano

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 18:19

Con motivo de la "Semana de la Visión 2019", que da comienzo hoy, martes 8 de octubre, una treintena de asociaciones de personas con discapacidad visual y doscientos especialistas en baja visión presentan el distintivo "Tengo Baja Visión", con el objetivo de identificar y comprender a las personas con esta condición, evitando así interpretaciones erróneas cuando se comportan de manera extraña debido a su visión reducida. 

Según la Optometrista Clínico Especialista en Baja Visión, Ana Isabel Martínez Calvo, de la Consulta del Doctor Bohórquez, adherida a esta campaña, "la baja visión no tiene los parámetros que cubre la ceguera, ya que la persona que la padece tiene entre un 20 y un 40 por ciento de agudeza visual, por encima del 10 por ciento con el que se considera ya ceguera, pero sufre una gran dificultad para realizar tareas cotidianas como leer, ver fotos o ir a a la compra y es fácil que pueda tropezar con un escalón cuando va andando por la calle, chocarse con una persona al no verla o sentir deslumbramiento al pasar de un sitio con luz a un lugar más oscuro".

Distintivo Tengo Baja Visión

Mercedes CastellanoCOPE Guadalajara

La visión borrosa, la pérdida de visión central, periférica o de una parte del campo visual son algunos de los síntomas de esta discapacidad visual que, actualmente, afecta a más de un millón de personas en toda España y cuya causa se encuentra en algunas enfermedades como la degeneración macular, el glaucoma, la miopía magna, la retinopatía diabética, la retinosis pigmentaria y otras distofias hereditarias de retina o la aniridia. Y, aunque la baja visión no tiene por qué desembocar en ceguera, lo que sí es cierto es que, según ha apuntado Martínez Calvo, "no tiene curaya que hoy por hoy no tiene tratamiento, ni médico ni quirúrgico, ni se puede solventar con ningún tipo de lente convencional, pero lo que sí hacemos los especialistas es que, para el resto visual, damos consejos sobre cómo trabajar los contrastes para tener una mejor percepción de las cosas, consejos de orientación y movilidad por la calle y prescribir algún tipo de ayudas y entrenarlas para poderlas utilizar", entre las que se encuentran "lentes montadas en gafas para ver la televisión, telescopios fijos o portátiles para ver, por ejemplo, los números del autobús; en cerca, lentes de alta potencia, telemicroscopios que permiten ver de cerca a mayor distancia de lectura o ayudas electrónicas, que consiguen un nivel de aumentos muy superior con distancias de trabajo más cómodas que antes".

Pero si hay un capítulo en el que esta especialista en baja visión ha incidido es en de la prevención, para, al menos frenar la patología: "nosotros siempre aconsejamos hacer prevención a nivel de oftalmología y de optometría, como, por ejemplo, en el caso del hijo de padres con miopía magna, deberíamos tratar a ese niño la miopía antes de que evolucione a miopía magna, ya que ésta va asociada a patología ocular, y llega un momento en el que no verá mejor ni siquiera con las gafas".

Lo más