Boletín

SOCIEDAD

“Lo mejor para apagar un fuego en Canarias es un helicóptero, y no un hidroavión”

Los expertos apuestan por los helicópteros como medio ideal para la lucha contra el fuego

Audio

Antonio HerreroSanta Cruz de Tenerife

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 12:54

Cuando aún continúa la recogida de firmas en diversas plataformas para solicitar al Estado Central, una base permanente de hidroaviones en Canarias, los expertos no se muestran del todo convencidos. Uno de ellos, Ferrán Dalmau, ingeniero forestal, pasaba por La Mañana de COPE Canarias, y aseguraba que “lo ideal para Canarias, por su orografía es contar con helicópteros y no con aviones”

“Los helicópteros descargan mucho más rápido”

Un hidroavión del Ejército del Aire, descarga, aproximadamente, unos 6.000 litros de agua, mientras que un helicóptero Kamov unos 4.500 litros. Sin embargo, según Dalmau, esta diferencia se ve compensada por que “los aparatos de ala rotatoria pueden cargar en balsas o estanques, probablemente mucho más cerca del incendio, pueden transportar personal, mientras que un avión tiene que bajar hasta la costa, y tarda entre 15-20 minutos en poder hacer esa operación, y aunque pueda descargar más agua, la efectividad del Kamov es muchísimo mayor”

Menos “cuñadismo” y más escuchar a los profesionales

Preguntado por las voces, políticas en algunos casos, pero sobre todo ciudadanos, que reclaman hidroaviones en Canarias, el experto considera que “como todo es opinable, pero por ejemplo, a mí no se me ocurriría decirle a un experto en energía nuclear lo que se debió hacer en Chernóbil. La gente debe escuchar a aquellos que saben, y lo que recomiendan es la efectividad de los helicópteros”.

Invertir en prevención

Por otro lado, Ferran Dalmau se ha referido a la necesidad de que las administraciones inviertan en prevención “apostando por determinadas tareas como el pastoreo. En un incendio de 24 horas, se pueden gastar 600.000 euros en labores de extinción, y si se puede gastar en eso, se puede invertir en prevención para que eso no ocurra.

Lo más