COPE

Las muertes por coronavirus pasan de las residencias a los domicilios

De los 45 fallecidos por Covid en Asturias en la última semana, ninguno estaba ingresado en un centro residencial

Audio

Foto: EFE/ Alberto Morante

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 13:03

Los efectos de la vacunación en las residencias de mayores son ya innegables. Con casi el cien por cien de los residentes y el personal ya completamente inmunizados, en la última semana no se ha producido ningún fallecido por coronavirus en los centros residenciales asturianos. Según los datos que facilita a diario la Consejería de Salud, desde el pasado lunes 15 de febrero hasta el domingo 21, se comunicaron 45 muertes por Covid. 45 personas con edades comprendidas entre los 40 y los 97 años de edad, la mayoría con más de 60, pero ninguna de ellas residía en un centro sociosanitario para mayores.

Este cambio en la mortalidad del coronavirus ha hecho que muchas familias se planteen ahora ingresar a sus mayores en una residencia, pero no resulta fácil. “Parece que la situación ha cambiado”, apunta el presidente de la Asociación de Centros Geriátricos de Asturias (ASCEGE), Arsenio Alonso-Collada. “Los fallecidos no se producen en residencia, sino en domicilio. Es donde se está trasladando la situación ahora, con gente necesitada de cuidados que no puede ingresar en los centros”.

Siguen vigentes las restricciones adoptadas para blindar las residencias en los peores momentos de la pandemia y resulta muy complicado conseguir que las autoridades sanitarias permitan un nuevo ingreso. Según nos cuenta Arsenio, el trámite es especialmente complicado en los concejos con medidas cuatro plus, como Oviedo, Gijón o Avilés. “Se piden unos requisitos muy elevados”, asegura, con casos en los que “hasta con un informe social de necesidad de ingreso, se deniega por la autoridad sanitaria”

No se puede entrar en las residencias, y tampoco salir. La Consejería de Derechos Sociales anunció la semana pasada que estaba elaborando un nuevo protocolo para permitir que los mayores ya vacunados pudieran empezar a salir de los centros y recibir visitas, pero aún no ha enviado ni tan siquiera el borrador a las residencias. Los mayores “no lo acaban de entender”, asegura Arsenio, “ni ellos, ni las familias”. “La presión es cada vez mayor”, asegura, “por nuestra parte ya hemos trasladado la situación y los entendemos, pero seguimos a la espera de las instrucciones”.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo