COPE

La térmica de Andorra ya es historia

Endesa ha demolido este viernes las tres torres de refrigeración, insignia de la planta. Solo queda en pie la chimenea

Vídeo

HILARIO MOMBIELA

JUAN PASCUALANDORRA

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 14:11

La Central Térmica de Andorra ya es historia. A las 11:30 de la mañana en punto, y en tan solo seis segundos, las torres de refrigeración emblemáticas de la localidad han sido demolidas por Endesa en una explosión controlada y perfectamente sincronizada. Las tres hermanas gemelas constaban de 107,3 metros de altura, 83 metros de diámetro en su base y 50,7 metros de diámetro en la coronación. Fueron construidas entre 1978 y 1979 en hormigón y cada una de ellas tenía un peso de 12.577 toneladas. Aunque ha sido un éxito en cuanto a ingeniería, el municipio lo ha vivido como un día triste. Así lo ha contado el alcalde de Andorra, Antonio Amador. Una población forjada por los reveses que daba el mundo minero y que ha sabido adaptarse a las inclemencias del carbón, algo que también, dice Amador, les ha imprimido su carácter. La térmica de Andorra se apagaba en junio de 2020. Los trabajadores que allí estaban con más de 56 años fueron prejubilados y otros 45 compañeros tuvieron que ser reubicados. Aunque alguno ha podido regresar a las inmediaciones del pueblo con parques eólicos de nueva construcción, muchos han tenido que cambiar completamente de vida.


Ahora queda esperar un convenio de la Transición Justa que la Ministra Ribera prometió hace tres años y aún no ha llegado. También está en concurso el nudo de Andorra, al que Endesa concurre y para el que tiene un proyecto firme. Ahora de la antigua térmica de Andorra solo queda como emblema su chimenea que, de momento, se mantendrá en pie.


El derribo pone fin a una imagen icónica en la comarca. El ayuntamiento de Andorra, trabajadores de la central y también partidos como el PP, Teruel Existe, Ciudadanos y Vox querían que se mantuvieran. Para el presidente Javier Lambán, su demolición es cuestión de lógica. Lambán asegura que el futuro del Bajo Aragón está garantizado tras el anuncio de la empresa Oxaquim de crear 380 empleos y los 1.200 megawatios del nudo de Andorra. El prometido convenio de transición justa sigue pendiente, aunque el presidente insiste en que llegará tarde o temprano.


Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo