• Martes, 18 de junio 2024
  • ABC

COPE

REPORTAJE

Ora et labora: Vida y fe de las dos últimas monjas de clausura del Convento de Santa Marta

En el monasterio más antiguo de la capital, fundado en 1464, han residido monjas de clausura durante 560 años de forma ininterrumpida I COPE accede a hablar con las dos últimas

Audio

Laura García
Redacción COPE Córdoba

Córdoba

Tiempo de lectura: 4'Actualizado 11:01

No es una voz cotidiana, de las que suenan en el bar, en la esquina, al doblar la calle o en una conferencia. Sor María de Gracia sintió la llamada de Dios, la vocación, con 23 años, aunque aún no lo sabía, no lo lograba identificar. Con 18 años había salido de su tierra natal, en Zamora, para irse a vivir a Madrid. Su madre había fallecido cuando ella era muy pequeña y se había hecho cargo de su casa, hasta que sintió que ese no era su lugar.

Con la mayoría de edad recién cumplida, puso rumbo a la capital y entró a vivir en una residencia de monjas, en Plaza de Castilla. Allí se inició en el oficio de bordadora de taller, un espacio dirigido por monjas donde cosían para las novias aristócratas de Madrid. Hoy, Sor María de Gracia es una de las dos monjas de clausura que quedan en el Convento de Santa Marta de Córdoba, un lugar escondido, paralelo a la calle San Pablo, en pleno centro histórico, que se alza como el convento más antiguo de la ciudad. Se fundó en el año 1464 y ha dado cobijo a monjas durante 560 años ininterrumpidos. En algún momento de la historia llegaron a ser hasta 50, hoy son solo dos.

ESCUCHA EL REPORTAJE SONORO AQUÍ

Convento de Santa Marta en Córdoba


Sor María de Gracia, una monja de clausura abierta al mundo

Es una mujer que vive de cara a la vida, conocedora de todo lo se mueve a su alrededor, aunque su centro de gravedad sea Dios.Hasta los 27 años no consiguió identificar lo que le ocurría por dentro.

Una sensación que llevó en silencio durante cinco años. Cinco largos años en los que su vida continuó siendo la misma de antes, la de una chica joven que vivía, como ella dice, sencillamente, y de acuerdo a las avenencias de la vida. Salía, entraba, se enamoraba. Era una adelantada a su época.

Con 27 años entró en el Monasterio de la Orden Jerónima de Madrid. A los siete años de estancia, entendió que esa vida era vocacional. La maestra de novicias, relata, creyó que ella estaría mejor en otro monasterio más abierto, y recaló en el de Constantina, en Sevilla. Allí bordaba oro para las cofradías de Sevilla. Estudiaba Arte y Teología.

A partir de entonces, su vida ha pertenecido a la Orden Jerónima, que se sostiene sobre un triple pedestal: el estudio y veneración de la Sagrada Escritura -San Jerónimo tradujo la Biblia completa al latín en la Vulgata, que hoy es el texto oficial de la Biblia para la Iglesia Católica-; la solemnidad y el cuidado minucioso de las ceremonias litúrgicas, y la hospitalidad.

Lo explica a COPE Antonio Varo, filólogo, catedrático jubilado de Lengua y Literatura Española, muy vinculado al Convento de Santa Marta y cronista de la Cofradía de la Misericordia. Cuenta que el convento es el segundo de la rama femenina de la Orden Jerónima, el primero fue el de Toledo. Solo queda un Monasterio de Monjes, en Segovia, con ocho de ellos. La Orden Jerónima, en realidad, no existe como tal, la forman los propios conventos.

Audio

  • Left6:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado


Una vida dedicada a rezar y trabajar

Ora et labora.Sor María de Gracia llegó a Córdoba en el año 2007, cuando las hermanas comenzaban a fallecer. Hoy quedan dos. Pero el valor del convento es incalculable.Según la orden, la responsable del Convento de Santa Marta podría hacer testamento y destinarlo a su designio, pero la decisión es hoy desconocida para todos. Podría haber relevo generacional, pero la fe está en horas bajas, eso es algo que les preocupa a ellas y un síntoma de la nueva sociedad.

Convento de Santa Marta en Córdoba


Podrían trasladarse a este convento un grupo de monjas de origen hindú, que ya lo residieron durante unos años. El único territorio con mayoría de población católica en la India se llama Kerala, y allí se encuentra la única casa de la Orden Jerónima de la India.

A pesar de todo, han sido más de 500 años de clausura en el Convento de Santa Marta. Cinco siglos que han modificado la forma de entender la clausura, que han avanzado como la vida misma, que han ido evolucionando. Y que han superado los vaivenes de la historia.

Sor Fátima y Sor María de Gracia siguen cada día el camino que les guía la fe. Sin despegarse del mundo, sin despegarse de la vida. Sin arrepentirse de nada.

El papel de la Hermandad de la Misericordia de Córdoba

En el año 1985, la parroquia de la Hermandad, la de San Pedro, cerró por obras. Una remodelación que no iba a durar más de tres años, acabó demorándose trece. Durante ese tiempo, las imágenes, el Cristo de la Misericordia y Nuestra Señora de las Lágrimas en su Desamparo, descansaron en la iglesia del Convento de Santa Marta. Al volver a la parroquia, la Hermandad decidió no romper la relación que había forjado. Dentro del programa Obras de Misericordia que dedica la hermandad a obras sociales, hay un capítulo importante dedicado a las monjas. Se les ayuda en especie y con las reformas que deban hacer en el convento.

Patio del convento de Santa Marta de Córdoba



Además, desde el año 2021, en plena pandemia, el patio del Convento de Santa Marta parcipa en el Concurso de Los Patios de Córdoba en su modalidad de patios singulares. Fue una idea de varios integrantes de la cofradía, que desde entonces se afanan en arreglar el patio durante todo el año para exhibirlo al público. Sor Fátima y Sor Maria de Gracia estuvieron de acuerdo con esa idea desde el principio.





Etiquetas

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo Poniendo las Calles

Poniendo las Calles

Con "El Pulpo"

Escuchar