COPE

Conoce, en un nuevo capítulo de “Córdoba oscura”, los misterios que encierran las facultades cordobesas

Con José Manuel Morales Gajete, de “Rutas Misteriosas”, descubrimos el pasado de las tres Universidades donde se han vivido extraños acontecimientos

Audio

Toni Cruz González
@tonicruzgon

Redacción COPE Córdoba

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 20:42

El escritor y CEO de Rutas Misteriosas de Córdoba, José Manuel Morales Gajete, nos adentra una vez más en su mundo oscuro de misterio y leyendas. Esta vez nos habla en COPE de los sucesos inexplicables que se han producido en varias facultades cordobesas.

Explica José Manuel que los edificios públicos, “tales como hospitales o centros educativos, tienen un gran trasiego de personas. Si alguien sufre en la soledad de su domicilio un encuentro con lo insólito, es muy probable que lo mantenga en silencio por miedo al qué dirán. Pero cuando lo imposible se manifiesta en un edificio público, delante de varios testigos, el que lo ha contemplado necesita constatar que el resto ha visto lo mismo y que por tanto no ha sido fruto de su imaginación. A partir de ese momento, estas noticias tan llamativas corren como la pólvora por los pasillos del edificio, y no solo en el momento en que se produce, sino que después se va transmitiendo de generación en generación.”

Las facultades más emblemáticas de Córdoba se encuentran enclavadas en edificios muy antiguos, con varios siglos de historia a sus espaldas. Y que, por tanto, “han vivido momentos amables, pero sobre todo han conocido epidemias, muerte y desolación. Ya hemos comentado en alguna ocasión que los lugares donde se han producido muertes trágicas podrían quedar impregnados por la energía de esas personas que perdieron la vida, por lo que los edificios que antiguamente fueron hospitales son el escenario perfecto para que se puedan producir este tipo de situaciones inexplicables”.

Los edificios que antiguamente fueron hospitales son el escenario perfecto para que se puedan producir este tipo de situaciones inexplicables

En Córdoba tenemos dos.

El primero, la Facultad de Filosofía y Letras, “situada en la Judería, a pocos metros de la Mezquita Catedral. Fue el Hospital de Agudos de Córdoba durante siglos, o lo que es lo mismo, el lugar donde se ha concentrado un mayor número de fallecimientos de toda la ciudad.”

Además, explica Morales Gajete que “si indagamos a fondo en su pasado, encontraremos que también funcionó como Psiquiátrico entre 1832 y 1927, o que se convirtió en Hospital militar durante la Guerra de la Independencia de 1808, la batalla de Alcolea de 1868, o la Guerra Civil Española de 1936. Durante estos tres conflictos bélicos el número de ingresados duplicaba la capacidad del centro, por lo que numerosas urgencias no podían atenderse a tiempo y la gente se moría literalmente en la misma puerta de entrada. Si a esto le sumamos el terrible incendio de 1953, que estuvo a punto de reducir el edificio a cenizas y que casi le cuesta la vida a los vecinos que ayudaron a poner a salvo a los enfermos, pues nos encontramos con un pasado que podría haber estigmatizado en cierta manera al edificio”.

El otro inmueble que también se usó como hospital es el de Puerta Nueva, o sea, la actual Facultad de Derecho y Ciencias Económicas y Empresariales. Aunque su historia y sus leyendas “requieren un monográfico aparte”, merece la pena resaltar que dicho edificio “vivió el asedio de las tropas francesas cuando era todavía un convento carmelita; luego se convertiría en un hospital para tuberculosos, en un hospital materno infantil e incluso en un hospicio para niños huérfanos. Por lo que vemos que una vez más, se repite el mismo patrón: un pasado de muerte y sufrimiento, de muchas lágrimas derramadas, que de alguna forma deja marcado el edificio para siempre”.

En Rabanales apareció un ilustre visitante

Tampoco se escapa al misterio el mucho más reciente Campus de Rabanales. En 2007, en una fría tarde de invierno, una señora del servicio de limpieza apareció por la conserjería completamente histérica y con el rostro desencajado. En un claro estado de alteración, trataba de explicarle a su amigo el conserje que en el ‘Módulo C5’ había presenciado cómo un profesor acababa de esfumarse ante sus ojos. En su afán por conseguir que la creyera, incluso agarró al conserje por el brazo y lo llevó hasta el lugar donde supuestamente se había producido aquel extraño encuentro. Pero, cuando llegaron, allí no había nadie.

El pequeño incidente se olvidó rápidamente, y se hubiera quedado en una mera anécdota de no ser por lo ocurrido solo unas semanas más tarde a esta misma señora. La misma limpiadora se encontraba sacando brillo a las vitrinas situadas en el Paraninfo, donde se exponen las fotos de los doctores honoris causa de la Universidad. Y, de repente, le entró un nuevo ataque de nervios. Tiró sus utensilios al suelo y, sin motivo aparente, empezó a gritar y a correr por la galería, hasta que sus compañeras pudieron calmarla. Una vez que estaba un poco más tranquila, les explicó que en la vitrina que estaba limpiando se encontraba la fotografía del supuesto profesor que desapareció unas semanas antes. Ese hombre era, nada menos, el científico Severo Ochoa, el que fuera Premio Nobel de Fisiología y Medicina… fallecido 14 años antes de aquel asombroso episodio.

También te puede interesar:

-El crimen de los comendadores de Córdoba que inspiró a Lope de Vega

-El crimen del barbero de la calle San Pablo de Córdoba y de la cabeza delatora

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo La Noche

La Noche

Con Beatriz Pérez Otín

Escuchar