CONT. PROMOCIONADO

¿Es la Sanidad una prioridad para el nuevo Gobierno de Andalucía?

La reducción del tiempo de espera quirúrgica, las nuevas contrataciones de personal y el aumento del presupuesto en 2020, claves para la mejoría del SAS

Audio

¿Es la Sanidad una prioridad para el nuevo Gobierno de Andalucía?

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 10 dic 2019

De la salud nos acordamos en dos ocasiones: cuando nos falta y el día 22 de diciembre, tras la celebración de la Lotería de Navidad en la que la mayoría de nosotros recurre a la manida frase ‘lo importante es la salud’. Sin embargo, para los miembros del nuevo Gobierno andaluz es un tema muy presente. Tanto que, por primera vez en la historia, el presupuesto del Servicio Andaluz de Salud roza los 11.000 millones de euros para el ejercicio 2020. ¿Qué significa eso? Que es un presupuesto mayor que el del Ministerio de Defensa o el del Ministerio de Interior del Gobierno español, con el que se planea mejorar la estabilidad del personal sanitario.

REDUCCIÓN TIEMPO ESPERA

No todo es cuestión de dinero, también de gestión. Según los datos ofrecidos por la Junta de Andalucía, el tiempo de espera para una operación e intervención quirúrgica se ha reducido en 42 días de media en los últimos diez meses. Desde que el Servicio Andaluz de Salud puso en marcha el Plan de Choque el pasado 1 de abril, se han contabilizado más de 43.300 operaciones a pacientes que estaban fuera de plazo del decreto de garantías o que llevaban más de un año esperando para entrar en quirófano. Se trata de un 28’6% más de intervenciones que en el mismo periodo de 2018.

CONTAGIADOS POR HEPATITIS C

Por otro lado, el nuevo Gobierno de Andalucía busca a las casi trescientas personas afectadas por transfusiones o tratamientos inadecuados del SAS. Para entender esta historia tenemos que retrotraernos al año 1989. Fue en ese momento cuando el virus de la hepatitis C (VHC) es identificado y descrito. Sin embargo, no es hasta el año 1990 cuando se dispone de los medios técnicos adecuados para prevenir su transmisión a través de la sangre con un test de detección de anticuerpos de la hepatitis C. Es decir, durante un tiempo hubo personas expuestas al riesgo de contraer hepatitis C tras recibir un tratamiento en el sistema sanitario público y, de hecho, muchas de ellas resultaron contagiadas. Esta circunstancia se dio en toda España y también en Andalucía.

DEUDA MORAL

En respuesta a esta situación, se dispuso que estas personas tuvieran derecho a una ayuda social, y es aquí donde ha radicado el problema porque Andalucía es la única comunidad autónoma donde aún no se habían hecho efectivas estas ayudas. Estamos hablando de unas ayudas sociales recogidas en la Ley 14/2002 del 5 de junio. Ahora, diecisiete años después, el nuevo Gobierno de Andalucía ha dado prioridad al pago de las ayudas sociales que correspondían a casi trescientos andaluces que desarrollaron la hepatitis C como consecuencia de transfusiones o tratamientos inadecuados en el Servicio Andaluz de Salud.

BUSCANDO A LOS AFECTADOS 

Para asumir las ayudas sociales se han reservado 3’3 millones de euros de las que se van a beneficiar exactamente 275 personas. En el caso de que ya hubieran fallecido, ese dinero será entregado a los familiares. La tarea no es fácil porque hay que localizar a contagiados por la hepatitis C hace treinta años. Una labor en la que la Junta de Andalucía se ha apoyado en colectivos que los representa, intentando localizar y documentar cada uno de los casos.

Lo más