ALMERÍA

Seriedad en el Viernes Santo de Caridad, Soledad y Entierro

Pasada la madrugada, se entonaban las últimas saetas en la recogida de la Virgen de la Soledad para cerrar un Viernes Santo a la espera de la resurrección.

Alberto Sentís

Alberto Sentís/GándaraALMERÍA

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 10:40

Tras un Jueves Santo en el que la climatología nos tuvo con el alma en vilo debido a la lluvia que cayó por la mañana, pero despejando por la tarde, el viernes ocurrió lo mismo. Por suerte, por la tarde solo cayeron unas tímidas gotas a primera hora que no impidió el normal desarrollo de los desfiles procesionales de las hermandades de El Entierro, Caridad y Soledad.

Entierro

La primera que hacía estación de penitencia es el Entierro. Es la hermandad oficial de la Semana Santa, de manera que en su cortejo participan las autoridades civiles y militares, la Agrupación de Hermandades y Cofradías, y el cabildo catedralicio encabezado por el Obispo, quién se incorpora en la Catedral, tras la estación de penitencia que se realiza en el interior del templo por parte de todo el cortejo. A las 6 de la tarde salía la cruz de guía que precede al Santo Sepulcro desde la Iglesia de San Pedro. Un paso con el Cristo Yacente en el interior de una urna de estilo barroco con los cuatro evangelistas en las esquinas. Como exorno floral rosas y cardos. 60 portadores fueron los que llevaron con solemnidad a este Cristo muerto hasta la Catedral y posterior vuelta a su templo. La Virgen de los Dolores de luto, al igual que los nazarenos, era acompañada por la Banda Municipal de Música de Almería, en estos difíciles momentos para la Madre. Un paso que lleva un palio de cajón, único que procesiona en la capital con dichas características y que iba adornado por rosas blancas y de pitiminí. A las diez de la noche se cerraba la puerta lateral de San Pedro esperando la resurrección.

Caridad

A las siete salía Caridad desde la iglesia parroquial de Santa Teresa en el barrio de Mediterráneo-Oliveros de Almería. Sólo el tan particular tintineo de la doble campanilla que porta el muñidor que abre la procesión, el Cuarteto Vocal Anacrusa y la Capilla Musical de Viento BAM que preceden al misterio de la Caridad, rompen ese silencio que invita a todos los que contemplan esta sobria puesta en escena a orar con la mirada puesta en el cielo.

Tras la cruz guía tan particular de esta Hermandad con el sudario sobre la misma, comenzaron a desfilar lo nazarenos, que bajaban por la impresionante rampa que se instala en la escalinata de la iglesia. A continuación aparecía el impresionante Misterio de la Caridad, en este Viernes Santo de recogimiento en Almería.

Tanto el señor como las imágenes secundarías son obra de Juan Manuel Miñarro. Un misterio que es una ssublime representación de los últimos instantes de la presencia humana de Cristo en la tierra en los que muerto, es trasladado al sepulcro medio envuelto en una sábana blanca a manera de mortaja por San José de Arimatea, San Nicodemo y San Juan Apóstol y Evangelista, inclinada a sus pies Santa María Magdalena. Detrás aparecerá la comitiva fúnebre junto a la cruz de la que pende el santo sudario y las escaleras con la presencia en el lado derecho de las Santas Mujeres María Salome y María Cleofás y en lado izquierdo Santa Marta en actitud consoladora junto a María Santísima de las Penas. Un Misterio, que iba sobriamente adornado por iris morados, como es habitual. El estreno de este año era el nuevo traje de muñidor, donado y confeccionado por Vitorio y Lucchino.

Todo su discurrir por el casco histórico de nuestra ciudad se hizo presentando un cortejo serio, respetuoso, ordenado y cargado de sentido. Y todo para realzar la escena que se representa. Es un auténtico cortejo fúnebre lleno de detalles, que hacía las 10 de la noche llegaba de nuevo a Santa Teresa.

Soledad

El viernes lo cerraba Soledad desde Santiago Apóstol. A las ocho y media se abrían las puertas de su templo y el tramo de nazarenos que acompaña al misterio del duelo con San Juan Evangelista esperaban expectantes la salida del primero de los pasos. Detrás del misterio la Virgen de la Soledad que tanta devoción tiene en Almería y que estrenaba nueva parihuela para su paso. Todo su itinerario se hizo de forma sobria y solemne, como corresponde a la noche de hoy, y pasada la madrugada, se entonaban las últimas saetas en la recogida de la Virgen de la Soledad para cerrar un Viernes Santo a la espera de la triunfal resurrección el domingo.

Lo más

En directo