Boletín

Ricky Rubio: "Me quedo sin palabras, mucha gente no creía y este equipo ha hecho algo muy grande"

El base de la selección asegura que dentro del equipo la ambición es ganar el oro

Ricky Rubio: Me quedo sin palabras, mucha gente no creía y este equipo ha hecho algo muy grande

Europa Press

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 13:36

El base de la selección española Ricky Rubio aseguró estar "sin palabras" después del pase a la final del Mundial de Baloncesto tras batir a Australia (95-88) después de dos prórrogas, "algo muy grande en lo que mucha gente no creía" y que solo era producto "muchas horas y mucho trabajo". "Me quedo sin palabras, este equipo ha hecho algo muy grande. Mucha gente no creía, pero lo hemos hecho por nosotros", señaló emocionado Rubio al micrófono de 'Mediaset' tras el partido, donde recordó que muchos jugadores llevan "muchos años juntos".

De todos modos, dejó claro que no quieren quedar ahí. "Está siendo un buen campeonato, pero no nos conformamos. Aquí hay mucho trabajo, mucho, solo eso, son muchas horas y mucho trabajo, y esto tiene su recompensa", comentó.

La selección española de baloncesto ha sumado otra gesta a su larga lista de los últimos años con su victoria tras dos prórrogas ante Australia (95-88) en semifinales del Mundial de China, un éxito que, 13 años después, le permitirá pelear por el segundo oro planetario de su historia tras completar un ejercicio de coraje con el liderazgo ofensivo de Marc Gasol (33 puntos), Ricky Rubio (19 y 12 asistencias) y Sergio Llull (17).

España fue siempre a remolque frente a la selección australiana, un rival que le tenía ganas tres años después de perder en la final de consolación olímpica en Río. Con el lógico Patty Mills (34) y el inesperado Nick Kay (16 y 11 rebotes) al frente, los 'boomers' llevaron la iniciativa durante todo el partido, pero acabaron vencidos por la fe de un rival épico que ya se ha asegurado su undécima medalla en los últimos 13 torneos internacionales y que buscará más contra Argentina o Francia.

Necesitaba España a toda su artillería al máximo nivel para aspirar a la victoria y poco a poco se fueron activando todas las piezas. Lo hizo Marc Gasol, que anotó 33 puntos -su récord con la selección- en una segunda parte antológica, y lo hizo Llull para sentenciar, ambos en sus mejores actuaciones del torneo, y sumados a un Ricky Rubio magistral un día más en la dirección de juego. El base nunca olvidará este torneo, el de su consagración como un líder histórico de la selección española.

Los dos equipos pudieron ganar. Lo pudo hacer España al final del tiempo reglamentario, con un triple desde medio campo y sobre la bocina de Ricky que a punto estuvo de entrar. Luego tuvo su oportunidad Australia en la primera prórroga, con un tiro de media distancia de Matthew Dellavedova que repelió el aro con el tiempo ya agotado. Ahí murieron las opciones de oceánicos, que habían transitado todo el partido con la iniciativa. En el segundo tiempo extra, España fue la de sus mejores días, con una defensa asfixiante comandada por Rudy Fernández y Víctor Claver, sacrificados en la labores oscuras, y con un ataque fluido donde no parecía pesar el cansancio tras tantos minutos de enorme exigencia física y mental.

Por su parte, el capitán de la selección española de baloncesto, Rudy Fernández, ha destacado que el equipo no ha bajado "nunca los brazos" en el partido de semifinales del Mundial de China ante Australia (95-88), y ha agradecido su trabajo "a los chavales de las ventanas", que lograron clasificar a España para la cita, y a todos los que han "apoyado" y han "confiado siempre" en ellos. "Siento emoción, no puedo dejar de pensar en el trabajo, en los chavales de las ventanas, en mi familia, en mis compañeros... Pienso en toda la gente que nos ha apoyado y que ha confiado siempre en este equipo. Y, sobre todo, me acuerdo de mi hermana", señaló ante los medios de comunicación. El balear, que ha superado a Nino Buscató y ya es el cuarto español con más partidos internaciones (223), resaltó también la final que se les presenta el domingo. "Estar en una final de Copa del Mundo es algo increíble. Yo lo he vivido solo una vez y gracias a lo del 2006 he podido levantar esa copa". 

Lo más