¿En qué estación del año es más barato casarse? - ¡Sí quiero!

¿En qué estación del año es más barato casarse?

¿Verano o invierno? Si tuvieras que escoger una estación del año para casarte ¿Cuál sería? La gran parte de la gente elige el verano. Pero el motivo es claro: hace mejor tiempo. Pero si supieras que en invierno es más económico casarse ¿cambiarían tus opciones?

Ley de oferta y demanda

Imagen de La Quinta de Jarama

La temporada de bodas empieza en mayo y termina en septiembre. “Luego hay una temporada media en los meses de abril y septiembre”, explica Cristina de Imagina Tu Boda. Con el frío llega la temporada baja que es desde noviembre hasta marzo. Y es en esta estación, en invierno, donde desciende la demanda de celebración de bodas.

Por eso, a menor demanda, mayor oferta. “En invierno – según Cristina – los espacios de celebración, sobre todo, y los caterings hacen promociones. A lo mejor no pagas el alquiler de finca, que puede rondar los 3.000 euros o te hacen un 15% de descuento en el total de facturación de los menús.”

Bien es cierto que “ el objetivo principal del sector nupcial a día de hoy es desestacionalizar las bodas. Por lo que estos descuentos se irán ajustando con el tiempo”, cuentan desde la empresa de wedding planner Be&Co.

Diferencias entre verano e invierno

En cuanto al menú “las diferencias pueden ser muy grandes – cuentan desde La Quinta de Jarama -. Cuanta más gente más diferencia”.

En temporada alta el precio de la fiesta puede oscilar entre 2.500€ y 5.000€ en función del espacio escogido y la cifra de invitados. En cambio, en temporada baja ronda entre los 1.500€ y 3.500€”.

La fiesta también puede ser más barata en invierno. “En temporada alta – continúan – el precio de la fiesta puede oscilar entre 2.500€ y 5.000€ en función del espacio escogido y la cifra de invitados. En cambio, en temporada baja ronda entre los 1.500€ y 3.500€”.

Por otra parte, el factor del tiempo también es importante. Tal y como explican desde la Quinta de Jarama “en verano se disfruta mucho de los espacios en el exterior”. Eso sí, en julio también puede llover.

La disponibilidad también es clave porque en la temporada alta de bodas, suelen estar cerradas prácticamente todas las fechas. “Para la estación de verano se prepara todo con mucha anticipación. Pero para febrero o marzo todavía hay disponibilidad”, explican desde la finca. Por ello, en los meses de temporada baja los novios pueden elegir su fecha en función de lo que quieran y no depender de los días que queden libres como puede ocurrir en verano.

Decoración rústica

Si te casas en invierno la decoración también será diferente a la de verano. Desde La Quinta de Jarama indican que “en invierno se cuida mucho la decoración y se lleva mucho el estilo nórdico”.

A Cristina, de Imagina Tu Boda, le gustan mucho las bodas en invierno “porque se puede ganar en decorar espacios con iluminaciones muy bonitas”. Según esta wedding planner, en invierno “podemos jugar con casarnos en zonas interiores, en bonitos salones, en salones con vigas de madera… Y ahí jugamos, sobre todo, con la iluminación y las velas”. Este tipo de iluminación logra que el espacio sea muy acogedor o más elegante. Además, las decoraciones florales son más rústicas.

La luna de miel ¿también es más barata?

“Aunque hay una diferencia económica no es lo más relevante, pero sí influye en la elección del destino.” Así lo asegura Sofía Saiz, directora de la agencia Los Viajes de Sofía. Como la mayoría de la gente se casa en temporada alta, también realizan su luna de miel en la misma época. Para Sofía esta es la peor estación para viajar fuera de España porque “hay mayor demanda de servicios turísticos en los meses estivales. Por eso, los precios aumentan considerablemente”.

Imagen de La Quinta de Jarama

Con el tema del dinero aparte, a la hora de viajar hay que tener en cuenta el tiempo. Por ejemplo: en todo el hemisferio sur es invierno “por lo que destinos tan maravillosos como Argentina, Perú y Nueva Zelanda quedan prácticamente descartados. No solo por el frío, – explica – sino porque al ser temporada baja la frecuencia aérea disminuye”. De esa forma, los novios no pueden aprovechar bien el tiempo del que disponen para su luna de miel.

También es verdad que en verano es temporada de huracanes, tifones y lluvias: “en la zona del Caribe empieza la temporada de huracanes desde mediados de agosto y en el sur de Asia es la época de lluvias desde julio”, cuenta Sofía.

Entonces ¿Cómo solucionar estos imprevistos? Es cierto que no todo el mundo puede coger días libres en otro momento. Sin embargo, “cada vez son más las parejas que ya no salen de viaje justo después de casarse y plantean su luna de miel para viajar al destino que desean en la mejor estación para conocerlo. Así pueden disfrutar más de su viaje sin preocuparse por las inclemencias del tiempo y a un precio razonable huyendo de los meses de verano”, aclaran desde Los Viajes de Sofía.

0 0 0 0