Luchino Visconti, el don de la belleza: Oxigenante ensayo de García Cueto

‘Luchino Visconti, el don de la belleza’: Llega a las librerías el oxigenante ensayo monográfico de Pedro García Cueto sobre el genio italiano

¡Mis queridos palomiteros! Luchino Visconti, el don de la belleza: Oxigenante ensayo de García Cueto. Existen pocos directores como Luchino Visconti que reflejen el arte de la pintura, la música y el cine en un solo espacio. La belleza de las películas del cineasta milanés, desde Ossesione (1943) hasta su testamento fílmico, El inocente (1976), constatan que el conde de Lonate Pozzolo, perteneciente a una familia adinerada, podía dejar su particular impronta en cada cinta.

Luchino Visconti, el don de la belleza: Oxigenante ensayo de García Cueto

Así las cosas, Pedro García Cuetode cuyos trabajos ya hemos informado desde este mismo espacio– nos introduce en su cine a través de una afinada y necesaria revisión literaria del genio italiano que ha titulado Luchino Visconti, el don de la bellezavolumen publicado en Ondina ediciones-, donde da a entender que estamos ante un cineasta total, que cuida con detenimiento los detalles de sus películas.

Ahí está, por ejemplo, el maravilloso baile de El Gatopardo (1963), el emocionante drama Rocco y sus hermanos (1960), con la historia de amor de Alain Delon y Allida Valli. Y sin olvidarnos, naturalmente, de la enorme belleza de Tadzio señalando al infinito, mientras Aschenbach -interpretado por el gran Dirk Bogarde– muere en su silla, al tiempo que cae el tinte sobre su pelo, en Muerte en Venecia (1971).

Luchino Visconti, el don de la belleza: Oxigenante ensayo de García Cueto
Luchino Visconti, el don de la belleza: Oxigenante ensayo de García Cueto

Película a película, Pedro García Cueto analiza meticulosamente toda la obra de Visconti,  incide en el tema de la belleza y en el sentido estético de la vida. Por ello, Visconti es aún más impresionante cuando filma a los Essenbeck, la familia alemana que contempla el ascenso del nazismo, en La caída de los dioses (1969), pero también cuando sigue los pasos de Helmut Berger en Ludwig (1973). Todo su cine está lleno de detalles que le hacen único.

Muerte en Venecia | Luchino Visconti, el don de la belleza: Oxigenante ensayo de García Cueto
Muerte en Venecia | Luchino Visconti, el don de la belleza: Oxigenante ensayo de García Cueto

Además, ocupa una gran parte del mismo el estudio comparativo de Muerte en Venecia, a partir de la novela de Thomas Mann. De esta manera pareciera que García Cueto enfocara una cámara con palabras y después nos fuera detallando los pormenores de la novela y la película, poniendo en valor sus semejanzas y sus diferencias.

Visconti es aún más impresionante cuando filma a los Essenbeck, la familia alemana que contempla el ascenso del nazismo, en La caída de los dioses

Fotograma de Ludwig
Fotograma de Ludwig

Por todo ello, estamos ante un libro esclarecedor, novedoso y refrescante, que aporta una mirada nueva a la filmografía Viscontiniana, y que no invalida a otros libros magníficos sobre Visconti. Un recorrido por un cine que ya es clásico, porque lo clásico es lo que nunca muere y volvemos a ver siempre como la primera vez. Para la ocasión, Pedro García Cueto ha contado con el punto de vista del académico José Luis Panero González-Barosa que firma el prólogo.

Portada del ejemplar, editado en Ondina Ediciones
Portada del ejemplar, editado en Ondina Ediciones

Share and Enjoy !

0Shares
0 0 0
0 0 0