Ona Carbonell comienza a marcharse y renuncia a Tokio 2020 - Las Merinadas Deportivas de Edu

Ona Carbonell comienza a marcharse y renuncia a Tokio 2020

En una mañana de sábado, lluviosa en casi toda España, nos ha llegado una noticia inesperada. Ona Carbonell ha anunciado que se retira temporalmente de la natación artística y que, por lo tanto, no estará en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. El motivo es más que comprensible: “….Quiero dedicar más tiempo a mi familia, que siempre está a mi lado, cuidarla como se merece y también ampliarla. Como mujer y deportista, conciliar mi vida profesional con la personal implica asumir decisiones como esta y dejar el deporte a un lado temporalmente, sin que esto signifique que vaya a renunciar a mi carrera como nadadora…”ha escrito en un comunicado publicado en sus redes sociales. 

La familia, la salud y las decisiones personales están por encima de cualquier competición deportiva. Carbonell es la referencia de la natación artística actual. Lo ha ganado todo en su deporte y lleva compitiendo en el alto nivel desde hace más de una década. Dos medallas olímpicas y veintitrés metales mundiales después, llega el momento de descansar. 

Sin fecha de regreso

Sin fecha de vuelta, Ona renuncia a los que seguramente iban a ser los últimos Juegos Olímpicos de su carrera deportiva. A los de París 2024 llegaría con treinta y cuatro años. «…Mientras esto dure no estaré lejos. Seguiré intensamente vinculada al equipo, apoyando a mis compañeras en todo momento y trabajando de una manera diferente de la que lo he hecho hasta ahora, para más adelante poder volver a estar en el agua con ellas en futuros compromisos deportivos…»

Hasta el momento en el que decida regresar, las últimas medallas internacionales de Ona Carbonell serán las tres conquistadas en el Mundial de Gwangju del verano de 2019. Dos platas y un bronce que la convirtieron en la mujer con más medallas en unos Mundiales de natación. En tercer lugar en la clasificación de hombres y mujeres, solo por detrás de Michael Phelps y de Ryan Lochte. 

Una de las grandes

Ona Carbonell es una de las mejores deportistas españolas de todos los tiempos. En los Juegos de Tokio 2020 no iba a poder ampliar su maravilloso palmarés. Ni el dúo ni el equipo iban a luchar por estar en el podio. Se trata de un período de transición. De trabajar muy duro para alcanzar de nuevo los mejores tiempos de la sincro. Una etapa preciosa en la que España luchaba siempre por las medallas y que en algunos casos solo era superada por las rusas. Otro nivel en la natación artística. 

La marcha temporal de la nadadora catalana seguro que deja al equipo español algo tocado. Ella es el espejo en el que mirarse. Como lo fueron para Ona en el pasado, Gemma Mengual o Andrea Fuentes. Con esta última logró ser subcampeona olímpica en los Juegos de Londres 2012. Es ley de vida y del deporte. Los grandes campeones también se retiran. Ona no lo hace de manera definitiva, pero con su comunicado comienza a retirarse. Ojalá lo pueda hacer compitiendo y en el podio del Mundial de Fukuoka de 2021. 

Comunicado completo: 

Tengo grabada en la memoria mi primera participación en unos Juegos Olímpicos. Fue en Londres, en el año 2012, y lo recuerdo como uno de los momentos más especiales de mi vida. Un sueño de niña que se convirtió en realidad y que, además, tuve la gran suerte de poder repetir cuatro años más tarde en Rio de Janeiro. Sin embargo, este año, a las puertas de un nuevo reto olímpico, me hallo en una situación personal diferente. Tras meditarlo mucho con mi familia, hablarlo y valorarlo detenidamente con mi entrenadora, y posteriormente con el resto del equipo, he decidido que en este momento quiero dar un paso a un lado.

He tenido un último año que ha sido espléndido en experiencias y resultados, al lado de un gran equipo, tanto en el aspecto humano como profesional. Además, la sintonía con mis compañeras y todo el equipo técnico ha sido como nunca hasta ahora, y el trabajo que hemos desarrollado juntas es para estar orgullosas. Sin embargo, en este inicio de temporada mis circunstancias personales y familiares son diferentes. Tras toda una vida dedicada casi íntegramente al deporte, en la que la natación ha ocupado holgadamente el primer lugar en la lista de prioridades, siento que ahora debo poner todas mis energías de forma prioritaria en una parte de mi vida que demasiadas veces he tenido que dejar de lado. 

«Quiero dedicar más tiempo a mi familia»

Aunque el momento pueda sorprender, hay diversos factores relacionados con mi familia cercana que me empujan a ello. Quiero dedicar más tiempo a mi familia, que siempre está a mi lado, cuidarla como se merece, y también ampliarla. Cómo mujer y deportista, conciliar mi vida profesional con la personal implica asumir decisiones como esta. Dejar el deporte a un lado temporalmente, sin que esto signifique que vaya a renunciar a mi carrera como nadadora.

No os podéis ni imaginar lo que me cuesta dar este paso ahora, pero creo que tengo que ser honesta conmigo misma, y por supuesto con mis entrenadoras y compañeras de selección, y aceptar que mi cabeza y corazón me piden más tiempo para mí y para mi familia.

Pero mientras esto dure no estaré lejos. Seguiré intensamente vinculada al equipo, apoyando a mis compañeras en todo momento y trabajando de una manera diferente de la que lo he hecho hasta ahora, para más adelante poder volver a estar en el agua con ellas en futuros compromisos deportivos.

Para finalizar, me gustaría agradecer a mis entrenadoras, compañeras y a todos los aficionados, su apoyo constante e incondicional.

Afectuosamente,

Ona

 

Fotos:EFE, AFP, AP
0 0 0 0