Los Arribes del Duero - La Postal

Los Arribes del Duero

¿Qué tienen en común Salamanca, Zamora, el Duero y Portugal? Pues ni más ni menos que un parque natural único: el de los Arribes del Duero. Esta semana en ‘La Postal’ nos adentramos en este paraje donde los cañones que han formado el Duero y sus afluentes han detenido el tiempo. Y con él su enorme patrimonio y tradiciones.

 

El clima de los Arribes del Duero invita a pensar que no estamos en plena meseta castellana. Pero sí. No hemos viajado a ningún otro punto de España. Pero es que en este parque natural se ha creado un microclima dando lugar a una vegetación y cultivos plenamente mediterráneos. Así que no te extrañes si en tu visita ves olivos o naranjos. Ellos conviven con especies animales que dan vida a estos paisajes y que incluso en otros lugares de la geografía española ya han desaparecido. La cigüeña negra, el alimoche, el buitre leonado…

 

Senderos, recorridos

En ‘La Postal’ no nos cansamos de repetir que hay lugares que solo se conciben si se van a patear, a andar hasta caer rendidos. Y en los Arribes hay tantos puntos que no nos debemos perder… ¡que el cansancio está asegurado!

 

Destacamos la llamada GR-14 (Sendero del Duero) y su variante GR 14.1 (Sendero del Águeda) que cruzan el parque de norte a sur a lo largo de 200 kilómetros. Están perfectamente señalizadas para recorrerlas también en bicicleta e incluso a caballo. Por quedarnos con algunas destacamos el Sendero de las Merchanas –recorrido de 9 km que arranca en Bermellar y que podemos hacer con niños- y la Cola del Caballo –también de 9 km-. Aquí su punto fuerte es un salto de agua impresionante.

     

Pero si no quieres caminar también te proponemos una ruta en coche por los miradores del parque. Hay varios: el del Fraile, el del Salto o cruzando la frontera a Portugal el de Penedo Durao.

A pie, en coche, en bicicleta, a caballo… ¡y en barco! Porque no se puede entender lo de venir a los Arribes y no subirse a uno de ellos. Cruceros fluviales que en muchos de los casos cuentan con una cubierta acristalada para disfrutar del paisaje. ¡Ideal si vas con niños! Las embarcaciones parten desde la playa del Rostro en Aldeávila y en Vilvestre, en el paraje de La Barca.

Un paseo en barco por los Arribes

 

Pueblos y gastronomía

Porque los Arribes no solo son parajes. También son pueblos. Los salmantinos como los de Aldeávila de la Ribera, Hinojosa del Duero y la Fregeneda o los zamoranos como Fariza, Fermoselle o Moral de Sagayo. Visítalos y no te olvides probar algunos de sus quesos de oveja (Queso Arribes de Salamanca), el vino de la tierra y el aceite de oliva extra que se elabora (aquí nos quedamos con los Aceiteros del Águeda).

 

¿Y cuándo es mejor realizar nuestra visita? Pues ese clima benigno favorece que cualquier estación del año sea perfecta. Pero en ‘La Postal’ te recomendamos el otoño, en el que precisamente nos encontramos. Antes de que acabe el mes de noviembre puedes apuntarte a la actividad que por los Arribes ofrece la campaña ‘los 1.000 otoños’ (www.milotoños.com). De la mano de ella tendrás un plus en tu visita a los Arribes como sentir de cerca el vuelo de las aves, algo que no está al alcance de todos a diario.

 

¿A qué esperas para conocer este lugar recóndito castellano?

 

0 0 0 0