CAMBIO CLIMÁTICO

Investigadores catalanes alertan sobre el futuro del pino carrasco en España

Investigadores catalanes han evaluado los posibles impactos del cambio climático sobre el pino carrasco, la tercera especie arbórea más abundante de la península Ibérica, y han detectado que las zonas costeras de Andalucía, Murcia y parte de la Comunidad Valenciana serán las más afectadas.

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 15:51

Investigadores catalanes han evaluado los posibles impactos del cambio climático sobre el pino carrasco, la tercera especie arbórea más abundante de la península Ibérica, y han detectado que las zonas costeras de Andalucía, Murcia y parte de la Comunidad Valenciana serán las más afectadas.

Los investigadores han apuntado que, a pesar de que el pino carrasco es una especie capaz de crecer en zonas donde el estrés hídrico es recurrente, si se cumplen las proyecciones del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) para el siglo XXI, "estos árboles empeorarán sus condiciones de vida".

Esto se deberá al incremento de la aridez por el aumento de la concentración de CO2 en la atmósfera, que "repercutirá en una subida de temperaturas y en un descenso de las precipitaciones", han asegurado.

La investigación, publicada por la revista "Ecosistemas", de la Asociación Española de Ecología Terrestre, ha explicado que estos factores pueden provocar que la distribución de las poblaciones de pino carrasco vayan migrando progresivamente hacia el norte y en altitud, pudiendo incluso "desaparecer" de las zonas más costeras del sur peninsular.

El estudio ha identificado también los niveles de temperatura y precipitación a partir de los cuales la profundidad del suelo resulta determinante para el crecimiento de los bosques.

Así, los investigadores consideran fundamental añadir a los Inventarios Forestales Nacionales la profundidad del suelo porque es "determinante a la hora de anticipar los impactos del cambio climático" y permite establecer mejor la vulnerabilidad de los bosques.

El investigador de la Universidad de Barcelona (UB) Daniel Nadal y los investigadores del Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales (CREAF) Santiago Sabaté y Carlos Gracia también han estudiado cuál sería la evolución de los bosques de pino carrasco de aquí a 100 años si el CO2 de la atmósfera y la temperatura siguen subiendo y la lluvia bajando.

Según las proyecciones de este estudio y en el escenario más drástico, hacia finales del siglo XXI, el crecimiento de los pinares se verá contrarrestado por la falta de agua, ya que la lluvia podría llegar a reducirse hasta un 15% en primavera y verano.

"Sin agua, los pinos verán reducida su capacidad de crecer o de rellenar sus reservas de carbono, porque por mucho CO2 que haya en la atmósfera, no lo podrán coger si el agua escasea", han advertido.

Así, los investigadores vaticinan que el futuro de estos árboles está lleno de dificultades que ponen en riesgo su supervivencia ante sequías puntuales muy intensas, pudiendo incluso "llegar a morir".

Lo más