BOTÁNICA INVESTIGACIÓN (Crónica)

González y Krause, 38 años en busca de misterios milenarios de las plantas

Isabel Martínez Pita

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 12:00

Isabel Martínez Pita

Las plantas nos ofrecen la posibilidad de aliviar nuestros males, añadir sabor a las comidas y se relacionan entre ellas para crear armonía en el paisaje, y Ana María González y Augusto Krause llevan más de 38 años investigando sus propiedades para extraer el máximo provecho y enseñárselo a los demás.

Ellos se denominan botanófilos por su entera dedicación y búsqueda de las propiedades de las plantas, desde la localidad zamorana de Puebla de Sanabria, punto de partida para recorrer cualquier camino que les lleve a investigar el mundo de la botánica.

"Desde el principio de nuestros estudios nos centramos en las propiedades medicinales de las plantas silvestres, después empezamos a investigar sobre cuáles podían ser las gastronómicas".

Las cualidades culinarias de las plantas silvestres son numerosas y, en opinión de Ana María González, el ser humano podría vivir de lo que la naturaleza le ofrece. "El hombre vivía del campo", recordó. "Éramos recolectores, pero se nos ha olvidado".

González y Krause van buscando plantas "por todas partes por donde viajamos, por toda la península ibérica, ya sea en El Algarbe, en la costa de Galicia o en el norte de Europa. Allí a donde nos dirigimos siempre vamos mirando el suelo", indicó Ana María.

Para conocer las propiedades de las plantas, González y Krause han conseguido reunir una biblioteca formada por más de 3.000 volúmenes dedicados a las plantas, cuyos ejemplares más antiguos datan del siglo XVI.

"Utilizamos todos los recursos sobre farmacopea antigua, sobre la historia de la plantas en relación con el ser humano y la historia de la medicina, y luego lo contrastamos con la medicina y la fitoterapia actual".

Augusto Krause nació en Puebla de Sanabria en 1944 y Ana María González lo hizo en Valladolid en 1957. En cuanto a "nuestra contribución en la gastronomía hemos recibido el premio Amanitas 2012 y hemos elaborado una publicación muy interesante con el cocinero Miguel Ángel de la Cruz, 'El cocinero recolector y las plantas silvestres (Cocina de autor)'".

Pero "realmente el premio que más agradecemos es el hecho de que poco a poco la gente nos va reconociendo y que nos llaman para dar cursos. Hemos dado charlas en el Jardín Botánico de Madrid y también en la Universidad de Salamanca".

Ana María y Augusto han escrito varios libros sobre los estudios que han realizado, "Flora de Castilla y León", "Plantas silvestres de Castilla y León" y "Plantas cercanas", además de haber participado como coautores de la publicación "Los guardianes de las semillas".

En la actualidad ya tienen en la imprenta de la Diputación de Zamora el libro "Plantas de Zamora, historia y leyendas", que pronto verá la luz.

"Nosotros siempre somos los primeros en probar los resultados de una planta, sobre todo a nivel gastronómico, pero tenemos en cuenta que como uso medicinal las tenemos que coger en equilibrio porque cuando hablamos de sus principios activos de lo que estamos hablando es de sus usos como medicinas, y son solo los médicos y los farmacéuticos quienes saben utilizarlas".

"Nosotros utilizamos las plantas para nuestros males de todos los días, porque hay muchas plantas que son muy venenosas".

Krauser concluyó que Paracelso (alquimista, médico y astrólogo suizo, 1493-1541) decía que "la naturaleza ha puesto el remedio junto al mal" y añadió que hay una cosa muy importante, "vamos a destruir la Amazonia y muchas zonas boscosas antes de descubrir el potencial médico que hay allí".

Lo más