ALBACETE

Cinco orejas para callarlos a todos

Roca Rey y Enrique Ponce salen a hombros tras desorejar a cada uno de sus toros, “El Juli” cortó un trofeo en un festejo marcado por la polémica sanitaria y en el ruedo con los toros de Daniel Ruiz.

Enrique Ponce y Andrés Roca Rey en su salida a hombros este jueves en Albacete

 Enrique Ponce y Andrés Roca Rey en su salida a hombros este jueves en Albacete EFE

Lorenzo del Rey | Albacete

Tiempo de lectura: 5' Actualizado 10:45

Pues esta historia ya la hemos vivido en otras ocasiones. Hay lío en corrales, follón en la plaza pero luego las orejas y triunfos son utilizadas como cortina de humo y argumento principal para tapar todo y a todos. De momento, con plaza llena, el invento parece funcionar. Veremos lo que dura...

Porque el oscurantismo, el secretismo y la política del “aquí nadie sabe nada” han sido las máximas de todos los implicados en la corrida del día de hoy. Desde el propio ganadero, que declinó responder a lo sucedido cuando tuvo ocasión de hacerlo en los micrófonos de COPE, hasta la empresa y autoridades que tampoco colaboraron para aclarar la cuestión y atajar de raíz los rumores que desde la tarde de ayer se expandían como la pólvora por todos los mentideros taurinos de la ciudad. ¿Acaso no merece explicaciones que se incumpla el reglamento por no estar en los corrales los toros de Daniel 24 horas antes? Si hay todo ese revuelo en los corrales, con desembarque a las 11 horas de esta misma  mañana debido a medidas sanitarias establecidas por protocolo “exclusivamente para esta tarde” debido a un posible brote de tuberculosis, ¿la categoría de la plaza, la afición, la ciudad, no merece explicaciones? Luz y taquígrafos debería haber, pero ya saben ustedes que es mejor guardar silencio no vaya a ser que se líe y la fiesta (con minúsculas) no luzca tanto. Nótese la ironía, por favor. Llega la tarde con más demanda de entradas, presencia de figuras, y surge la polémica. Curiosidades y coincidencias que tiene la vida, ¡vaya por Dios! 

Entrando en materia, salió al ruedo “Limpiador-19” a las 18:14h debido a la habitual tardanza del público ocasión, abrió plaza entre unas poquitas palmas de tango. Ni capote ni nada. Se durmió en el peto en varas. Salió de la suerte y apuntó flojedad. En banderillas no acudió pronto, tardeando en los pares. Ponce se fue a tablas del 1 al inicio del trasteo, cambiando al tercio del 2 donde tras un doblón por bajo, el toro claudicó y besó el albero. Continuó probando, sumando otra serie a media altura pero despegado y con medios pases sin forzar. Al natural, el toro ya se rindió definitivamente sin necesidad de sacar bandera blanca. Así es imposible emocionar a nadie. Mató de estocada caída.

“Finito-79” salió en cuarto lugar y el de Chiva aunque lo intentó de capa el toro no se entregó. Empujó en el peto aunque no se le apretó con la puya. Y antes de banderillas, un capotazo provocó que el toro clavase los pitones en el ruedo, se diese la vuelta sobre sí mismo y se partiese el pitón. Y el presidente Coy decidió cambiarlo. Saltó al ruedo “Morisqueto-14” como sobrero y Ponce lo veroniqueó con oficio porque cada vez se volvía antes y acortaba el viaje. Entró al peto cabeceando, intentando quitarse el palo y empujando con un pitón. En el quite, dio la sensación de venirse todo abajo, perdiendo las manos, además. En banderillas, todo atropellado. Brindó Ponce a Mariano de la Viña y se fue a tablas del tendido 1, genuflexionado comenzó, y el toro perdió las manos al tercer embroque. Otra pérdida de manos a derechas, y varias más a derecha e izquierda a media altura sin transmisión. Una más con la zocata pero de uno en uno y sin pisar el acelerador porque no había motor para hacerlo, con protesta final del toro al final del muletazo. Poquito para el recuerdo pese a que la música amenizó el tramo final, donde un par de series con la diestra fue un pico entre el llano de pases sin historia. Trasteo de insistencia de Ponce de esas que se empeña en hacer el diestro de Chiva, de rodillas y todo al final, antes y después de ir a por el estoque. Mató de estocada casi entera y otras dos orejas. Exageradísimas, por cierto. 

“El Juli” tuvo como primer oponente a “Enemigo-1”. Bueno, lo de oponente es un decir. Y ahí sí hubo protestas de salida por su impresentable presencia. En el peto se picó, otro decir, y se dejó pegar doliéndose. En banderillas además mostró flojedad, descaste, protestas de toro y público... ¡De todo tiene mi Mari Antonia! Julián López se fue al tercio del 10 en un tanteo sucio, sin brillo. En el plato central, citó a diestras a media altura y luego un de pecho con temple pero todo sin transmisión. Luego, una serie vulgar a media altura y en paralelo, con un toque de muleta. Al natural, ya con el toro afligido, no se extrajo nada. Volvió a derechas con todo muy venido a menos. Otra con la zurda, continuando en las cercanías pero en tedio no se iba. Mató de estocada muy baja como broche de latón a todo el episodio para el olvido. 

El quinto “Depravado-24” no tuvo continuidad en el capote inicialmente. La puya cayó trasera y empujó con un pitón de costado, haciéndole la carioca. “El Juli” se fue al centro del ruedo por lopecinas y remate final, algunas con interés. Tras el trámite de banderillas, brindó al público y se fue a tablas del tendido 1 para recibir a pies juntos por alto sin enmendar terrenos y con un remate final de enjundia. Con la diestra, abierto el compás y toreando sin doblarse, cambió a la zurda pero no fue limpia. Volvió a la derecha y lo llevó por donde quiso. Otra más en redondo un poco retorcido y al natural de nuevo con toques, sin limpieza. El toro se fue apagando pero no la superioridad de Julián, que fue aplastante por momentos en su labor. Lástima de tan poco adversario delante. Pinchó sin soltar saliéndose y estocada completa saliéndose de nuevo. Cortó una oreja. 

El tercero “Almendrito-31” fue saludado a la verónica con cierto garbo por parte de Roca Rey. Fue picado en terrenos del cinco, doliéndose y luchando por quitarse el palo, saliendo suelto. Escarbó antes de banderillas -escarbó continuamente hasta que fue arrastrado por las mulillas- y del quite por chicuelinas con más voluntad que acierto y vistosidad por parte del peruano. Las banderillas se pusieron sin más, y Roca brindó al público y citó desde los medios a pies juntos, y la serie marca de la casa: sin enmendar zapatillas de frente por detrás, por delante, espaldina, el habitual comienzo. A derechas, una serie perdiendo un paso tras cada lance excepto en el cuarto muletazo que asentó plantas y lo toreó con mando y por bajo. Una más templada con un cambio de mano llevándolo hasta el final que fue jaleado por rematado atrás. Al natural, en paralelo y rectificando terrenos, con algún toque, más irregular. Luego un tiempo de espera de indefinición con uno por aquí, otro por allá, alguno bueno, otro por alto.. Más con la diestra en redondo por bajo llevándolo templado. Bernadinas finales cambiando el viaje, más del ¡Ay! que del ¡olé! Y mató de estocada. Cortó dos orejas excesivas. Excesivas porque aunque hubo momentos de bastante interés, parece que faltó dar un puñetazo con final por KO en lugar de a los puntos. Los altibajos, aunque con altos muy buenos, si tienen bajos... Pero que aquí hay torero valeroso y con un gran futuro está fuera de toda duda, eso también hay que escribirlo. 

Y fue con “Rebujano-62” con el que Roca buscó de nuevo agradar al respetable pero la cosa no llegó a ebullición. En varas, empujó un rato largo aunque de costado y con un pitón. Y se marchó el picador al revés de siempre, con permiso de la presidencia. Quitó por saltilleras, limpias las dos primeras y enganchadas las dos ultimas. Celeridad y eficacia en banderillas hubo, lo que se agradeció. Y ya con la franela, a pies juntos por alto en los medios, con colada final. Siguió con la diestra en tres series toreando en línea recta y perdiendo algún paso, descolocándose en algún lance en las postrimerías. Con la zurda hubo un punto más de lucimiento pero es que sin casta ni picante, el sabor se diluye. Una en redondo aprovechando la inercia de la embestida por mor de dejarla puesta fue más jaleada. Otra más parecida aunque más breve. Asió la zurda y los dio de uno en uno pero sin remontar. Pases accesorios finales para sumar. Faena mediocre aunque voluntariosa, en resumen. Pinchó sin soltar y estocada. 


FICHA DEL FESTEJO 

Albacete, jueves 13 de septiembre de 2018. 6ª de Feria. Lleno de “No hay billetes”.

Toros de Daniel Ruiz. Muy justos de presentación. Segundo, indigno de la categoría de la plaza de toros de Albacete por anovillado. Primero, noble, flojo y descastado. Segundo, noble, manso y descastado. Tercero, noble, manso encastado, repetidor y humillando en la muleta. Cuarto, devuelto. Cuarto (bis) noble venido a menos. Quinto, noble y bajo de casta. Sexto, noble y venido muy a menos.

Enrique Ponce, silencio y dos orejas tras aviso.

“El Juli”, silencio y oreja con leve petición de la segunda. 

Roca Rey, dos orejas y silencio tras aviso y minoritaria petición. 

Lo más