Padres divorciados, ¿quién debe afrontar los gastos escolares?

El Tribunal Supremo considera que están incluidos en la pensión alimenticia, por lo que debe asumirlos el progenitor custodio sin que pueda reclamarlos 

Padres divorciados, ¿quién debe afrontar los gastos escolares?

 EFE

Marcelino Abad
@AbadMarce92

Redactor de cope.es

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 01:12

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) estima que las familias gastarán de media 1.993 euros por hijo en el curso escolar que acaba de comenzar. Por término medio, los alumnos que acudan a la educación pública gastarán 1.176 euros, quienes vayan a un colegio concertado 2.617 y quienes acudan a un centro privado 6.171.

Si este desembolso ya es difícil de asumir cuando los padres están casados, las viejas rencillas pueden activarse en el caso las personas separadas o divorciadas al comenzar septiembre.

La respuesta dependerá en cada caso de lo que se haya estipulado en el convenio regulador o en  la sentencia de divorcio, aunque en términos generales los gastos de libros y material escolar se consideran incluidos en la pensión de alimentos. Ello implica que debe asumirlos el progenitor custodio que administra la pensión, sin posibilidad de reclamar al otro la mitad de su importe.

A este respecto, el Tribunal Supremo en una sentencia de unificación de doctrina de 2014 declaró que como se producen cada año son previsibles, también en el cuánto. La consecuencia es que "deben ser tenidos en cuenta cuando se fija la pensión alimenticia, esto es, la cantidad que cada mes el cónyuge no custodio debe entregar al cónyuge custodio como contribución al pago de los alimentos de los hijos comunes”.

En el pasado existió una corriente judicial que entendía que debían ser pagados adicionalmente al abono de la pensión alimenticia. Sin embargo, esta idea ha sido abandonada por los tribunales.

Pese a ello, cada vez es más frecuente que los padres pacten en el convenio regulador que los gastos de inicio de curso escolar sean repartidos entre ellos, entre otras cosas porque de un año para otro pueden variar.

Por otro lado, y salvo que se haya acordado otra cosa, el encargado de ir a la tienda y comprar los libros es el progenitor que tiene la custodia. Ello porque es quien se ocupa mayoritariamente del cuidado de los niños y se responsabiliza de que tengan todo lo necesario para el inicio del curso.

Lo más