El cáncer de cabeza y cuello produce aislamiento social como consecuencia del impacto psicológico, según una experta

Europa Press

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 13:16

El cáncer de cabeza y de cuello produce aislamiento de los pacientes como consecuencia del impacto psicológico y las dificultades que tienen para comunicarse y alimentarse, lo que reduce su entorno a la familia, ha destacado M. Jesús Romero, presidenta de la Asociación Española de Pacientes de Cáncer de Cabeza y Cuello (APC), en el marco de la celebración del Día Mundial del Cáncer de Cabeza y Cuello, que tiene lugar el 27 de julio.

Este tipo de cáncer agrupa a su vez varios tumores que afectan a la faringe, la laringe, la cavidad oral, la nariz y las glándulas salivales, y que reducen notablemente la calidad de vida de los pacientes, que presentan dificultades para realizar numerosas actividades de la vida cotidiana.

Actualmente, se estima que se diagnostican hasta 650.000 nuevos casos al año y el número de fallecidos se sitúa en 350.000 personas anualmente. Así, se ha convertido en el sexto tipo de cáncer más común a nivel mundial.

Respecto a su tratamiento, puede darse que el paciente sufra la pérdida de determinados órganos que conlleve el detrimento del habla, problemas para la ingesta de alimentos, como la disfagia, o desfiguraciones faciales, entre otros. Asimismo, supone un gran impacto psicológico que lleva al aislamiento social.

De este modo, la presidenta de la asociación ha puesto de relieve el gran desconocimiento que existe entorno a este tipo de cáncer y ha concluido que "si este tipo de cáncer se conociera, también se conocerían sus síntomas y así podría haber una mayor prevención pues acudirían al médico con mayor prontitud, de forma que las secuelas no serían tan traumáticas".

Lo más