Más directos

El calor extremo se asocia con un aumento de la mortalidad en pacientes con enfermedad renal terminal, según un estudio

El calor extremo se asocia con un aumento de la mortalidad en pacientes con enfermedad renal terminal, según un estudio

Europa Press

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 12:14

Un estudio desarrollado por la a Universidad de Maryland (EE.UU) ha demostrado que los eventos de calor extremo (EEH) están asociados con un mayor riesgo de hospitalización o muerte en pacientes con enfermedad renal terminal (ERT), la última fase de la enfermedad renal crónica, que causa una disminución gradual de la función renal.

Para el desarrollo de la investigación, publicada en 'JAMA Network', el equipo ha utilizado los datos de 7.445 pacientes con ERT de las clínicas de Fresenius Kidney Care (FKC), con el objetivo de evaluar la asociación entre las altas temperaturas y el riesgo de ingreso hospitalario o mortalidad entre estos pacientes.

En este sentido, el equipo ha concluido que el calor extremo se ha asociado con un mayor riesgo de ingreso y muerte en el mismo día, siendo mayor las probabilidades de fallecimiento entre los pacientes con insuficiencia cardiaca congestiva (CHF), enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) o diabetes. Además, han puesto de relieve que el riesgo varía entre función de las ciudades y la etnia.

La exposición al calor extremo en un mismo día se ha asociado con un mayor riesgo de ingreso entre los pacientes con diabetes como una comorbilidad, sin embargo, ese riesgo no se ha observado entre los pacientes con CHF o EPOC como comorbilidades preexistentes.

Asimismo, un mayor riesgo de muerte se ha establecido entre los pacientes no hispanos. Para los pacientes hispanos la exposición del día anterior se ha asociado con un menor riesgo de mortabilidad, aunque la disminución no ha sido estadísticamente significativa.

Así, el estudio ha concluido que eso se debe a estrés térmico y la deshidratación que tiene lugar durante los periodos de calor extremo. Actualmente, en Estados Unidos la forma más común de tratamiento para esta patología es la hemodiálisis tres veces semanales. Además, los afectados ven modificada su dieta, ya que deben disminuir el consumo de agua y alimentos con sodio, potasio y fósforo para evitar la excesiva acumulación de líquido.

Lo más