• Viernes, 23 de febrero 2024
  • ABC

COPE

Noticias

Arranca la COP 28: estos son los desafíos que se pondrán sobre la mesa en esta cumbre del clima

La cumbre, que reúne a setenta mil delegados de 198 países viene precedida de los informes de la ONU que advierten de una subida de las temperaturas del planeta

Audio

Sefi García
Redactora de sociedad y cultura

Tiempo de lectura: 4'Actualizado 09:17

Entre los principales desafíos de esta nueva cumbre mundial del clima está elaborar el primer balance mundial de emisiones de CO2. Hasta el 12 de diciembre está en marcha en Dubai, en Emiratos Arabes Unidos, uno de los mayores productores de petróleo y de gas del mundo, y, paradójicamente, la cita debe servir también para poner una fecha de fin clara a los combustibles fósiles.

La cumbre, que reúne a setenta mil delegados de 198 países viene precedida de los informes de la ONU que advierten de una subida de las temperaturas del planeta entre 2,5 y 2,9 grados. El objetivo del encuentro es valorar el grado de cumplimento de los acuerdos de París y debatir cómo se puede rebajar o eliminar de forma progresiva el uso de combustibles fósiles, de carbón,petroleo y gas.

La descarbonización fue la estrella de la COP 27, celebrada en Glasgow en 2021. En esta la mirada está puesta en el petroleo y el gas.

Será la menos resolutiva

Hay dos elementos que enturbian los objetivos. La situación geopolítica es muy complicada. Fréderic Mertens, responsable de Objetivos y Metas de Desarrollo Sostenible d ella Universidad Europea de Valencia explica a cope.es que “hay tendencia a priorizar soluciones o vías de soluciones de los conflictos Rusia-Ucrania e Israel-Hamás, y todo el medio Oriente porque todo lo que está pasando ahí puede extenderse en esa visión tan explosiva”. Por otro lado, el país anfitrión, Dubai, y el presidente de la Cumbre, a su vez CEO de la Compañía Nacional de Petroleo de Abu Dhavi, hacen pronosticas a nuestro experto que este encuentro no va a ser más “que un lavado de conciencia frente a algo que difícilmente va a ser realizable si seguimos así”·

Mertens está convencido de que el mundo no tomará medidas hasta que los efectos golpeen a los países “hasta que no les llegue el impacto directo de los movimientos migratorios de poblaciones debido a la imposibilidad para mantenerse donde están por condiciones climáticas inhóspitas, o que les falte agua, alimentos, agua, seguridad física por los fenómenos climáticos”.

En el plano científico, nos cuenta Arturo Ariño, ecólogo de la Universidad de Navarra, se tirará en esta cumbre por “ intentar corregir pequeñas cosas que sabemos que son fáciles y relativamente rápidas de corregir. Hay cosas que sabemos que será difícil que se arreglen, por ejemplo lo del dióxido de carbono va para largo, pero otros gases de efecto invernadero que están subiendo mucho, como el metano, si se pudieran corregir, al tener una vida media relativamente corta, la verdad es que nos arreglarían parte del problema con cierta rapidez.

En el plano tecnológico es muy posible que se incida en la corrección de emisiones de metano de fuentes puntuales, porque eso es fácil de solucionar y si se hace los efectos se notarían bastante antes que otra cosa que no fuese el dejar de emitir, que no fuese evidentemente dejar de emitir que es lo más importante de todo”.

A pesar de las circunstancias, Cáritas que acude como parte de la delegación española a esta cumbre va con propuestas y con la mejor de las disposiciones y también “con un sano realismo”, asegura Agustín Gutiérrez Selles referente de ecología Integral de Cáritas España.

Se han llevado debajo del brazo varias propuestas, entre ellas “una financiación climática de la menos cien mil millones por año de subvención y no de préstamos, duplicar los fondos de adaptación y sobre todo una transformación de los sistemas alimentarios sostenibles, apostar por la agroecología y los pequeños productores, al menos eso, porque creemos desde la experiencia que vamos constatando que ya van apuntando soluciones y que ya se va apuntando con ese elemento a una buena vida”.

Los efectos

Cáritas, que está al pie del cañón nos confirma que los efectos del calentamiento se están notando ya en comunidades rurales -apunta Agustín Gutiérrez Selles- con sequías muy persistentes e inundaciones que les provocan inseguridades alimentarias , migraciones, éxodos, enfermedades...no solo en alguna región, es a nivel internacional. El efecto del cambio climático dramatiza la situación de estas comunidades ya de por sí depauperadas”.

Es difícil determinar si estamos en un punto de no retorno. Ariño no se atreve a asegurarlo, lo que sí cree es que“quizá sea necesario empezar a pensar no solo en no emitir, o emitir menos, sino ponernos en serio a tecnologías que reviertan la situación.

Esto es también muy peligroso, porque en ecología es muy difícil saber que es lo que va a pasar de aquí a tres o cuatro jugadas de distancia, es como una partida de ajedrez en la que nosotros sabemos trabajar con tres o cuatro movimientos y la naturaleza trabaja a quince o veinte movimientos de distancia y siempre sorprende. Pero quizás hemos llegado a una situación en la que no es suficiente con medidas pasivas, sino que hay que meterse muy en serio a invertir en revertir problemas creados, como secuestrar carbono, metano y en desarrollar técnicas que vuelvan hacia atrás el punto al que hemos llegado”.

La percepción de los españoles

Aprovechando la celebración de la COP 28 se ha hecho una encuesta mundial sobre los efectos del cambio climático y realmente los españoles somos los más preocupados y los que tenemos una percepción más baja de que se estén tomando medidas para reducir el impacto.

De media, 6 de cada 10 personas en los 31 países analizados en este estudio, admiten que ya han sido testigos de un grave impacto del cambio climático donde residen, aunque hay importantes diferencias entre regiones. En Europa, Italia (66%) y España (64%) son los dos países que más comparten esta percepción mientras que en otros esa idea es compartida por solo 1 de cada 4 personas en Suecia (24%) o por un tercio en el Reino Unido (34%).

De media, un 71% de la población mundial declara que los efectos del cambio climático se agravarán en la próxima década, una idea compartida por el 76% de la población española, lo que sitúa a España como el país europeo donde más existe esa idea. Le siguen países como Italia (75%) y Francia (70%).

Incluso un 38%, afirma que en 25 años serán desplazados de su lugar de residencia por el cambio climático. Un dato que en España es del 41%, lo que le sitúa nuevamente en el primer puesto del ranking europeo, seguido de Italia (36%) e Irlanda (35%).

Un 56% de la población mundial piensa que los gobiernos no hacen lo suficiente para combatir el cambio climático. En España esa sensación se amplifica significativamente hasta el 69%, situando al país como el primero de Europa que menos cree que su gobierno combata el cambio climático.


Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

La Tarde

Pilar Cisneros y Fernando de Haro.

Reproducir
Directo La Tarde

La Tarde

Pilar Cisneros y Fernando de Haro.

Escuchar