La guerra de Siria en el Líbano

cope.es cope.es

Tiempo de lectura: 1' Actualizado 00:47

Los atentados perpetrados en el mes de noviembre pasado contra la Embajada de Irán, situada en un barrio de mayoría chií de Beirut, parecen haber tenido su réplica en el atentado perpetrado ayer en el centro de la ciudad y cerca de la casa del Ex Ministro suní Saad Hariri. Las cifras hablan de seis muertos y más de setenta y cinco heridos. Entre los fallecidos está el ex ministro de Economía en el Gobierno de Hariri.En medio de este dramático panorama que afecta a la comunidad internacional y que no va a tener solución inminente, el Líbano es hoy también refugio de miles de cristianos sirios que han tenido que huir de su país. La guerra en la vecina Siria y las luchas entre suníes y chiíes  comprometen la paz y la estabilidad, siempre frágil, del Líbano. El país corre el riesgo de convertirse en el campo escogido para que Irán, Arabia Saudí y los grupos yihadistas ajusten cuentas y libren sus particulares batallas.Tampoco Israel y Palestina están fuera de este tablero. Hace una semana un soldado israelí falleció víctima de disparos procedentes de la frontera con el Líbano. El día de Navidad un campo de refugiados palestinos del sur del país fue objeto de otro atentado terrorista. La memoria de la larga guerra civil hace que ninguna comunidad desee que la violencia vuelva a regir la vida en Líbano, pero demasiados intereses oscuros se ciernen sobre este pequeño país, tan extraño que ha conseguido la convivencia en libertad de cristianos y musulmanes. Su estabilidad nos concierne a todos.      

Lo más