Liga Asobal | 18ª Jornada

El Barça repite goleada para seguir invicto en la Liga Asobal

El conjunto de Xavi Pascual derrotó 26-40 al Ademar León y ya espera al PSG en la Champions League el próximo sábado.

cope.es cope.es

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 09:47

El FC Barcelona, líder invicto en España y Europa, se vio apretado este noche por el Ademar en una de las pocas ocasiones de esta temporada en la Liga ASOBAL, pero contestó de manera insultante con un parcial de 2-12 que echó por tierra cualquier atisbo de presenciar un partido igualado, algo inédito hasta ahora. Con el 24-28 mediado el segundo periodo, Reale Ademar, en un ejercicio de orgullo, fue capaz de dar aliento a las gradas, pero un tiempo muerto de Xavi Pascual recordó a los suyos que debían recuperar la concentración y ello se tradujo en que éstos apretaran el acelerador para repetir la diferencia del encuentro de la primera vuelta en el Palau Blaugrana. De inicio, el equipo local intentó jugarle, dentro de sus posibilidades, de tú a tú al Barcelona, pero lógicamente el desequilibrio de eficacia ofensiva entre ambas plantillas tardó en ponerse de manifiesto pocos minutos. El brazo del gigante ruso Alex Tatarintsev empezó engrasado y ello permitió a los leoneses ver de cerca a su rival en el marcador, pero la escasa aportación del resto y un Sterbik, pesadilla, fundamentalmente para los extremos locales, permitió que la renta fuera creciendo porque la efectividad azulgrana era manifiesta. Solo la conexión habitual de Jorge García Vega con los pivotes acompañaba al lateral ruso -autor de la mitad de los goles de su equipo al descanso-, mientras que Xavi Pascual daba minutos a todo su arsenal, sin que se resintiera lo más mínimo el rendimiento para llegar al descanso con un elocuente 12-20. Cuando todo parecía conducir a un nuevo paseo militar azulgrana, Ademar cambió su discurso, apostó por una mayor vivacidad en el juego con el exinternacional júnior Alberto Molina en la dirección y ello desarboló a un relajado entramado defensivo visitante, con numerosas lagunas en las acciones de dos contra dos y en los desdoblamientos, con lo que Mario López y el propio Molina sorprendieron. Con una diferencia de tan solo cuatro goles (24-28), el público vio la opción de tutear al líder, pero éste se puso serio, Saric cerró a cal y canto su portería, con lo que el apagón ofensivo leonés acabó siendo castigado, como las numerosas pérdidas, para un doloroso 26-40 pese a la buena imagen ademarista.

Lo más